Economía espera frenar la inflación en un dígito.

Lavagna pidió moderación en los reclamos salariales y afirmó que los únicos países donde no suben los precios son los que no crecen...

13deAgostode2005a las05:53

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, aseguró ayer que el Gobierno trabaja para que la inflación "no llegue a los dos dígitos", aunque aclaró que los únicos países que no tienen inflación "son los que no crecen", y volvió a pedir moderación en los reclamos de aumento salarial.

Al participar del programa televisivo Almorzando con Mirtha Legrand, el jefe del Palacio de Hacienda defendió el programa económico y monetario, reafirmó la política de dólar alto y el desendeudamiento con los organismos multilaterales de crédito, y adelantó su intención de integrar los fondos específicos de distintos organismos a la Tesorería Nacional.

"Los únicos países donde no hay inflación son los que están estancados. La clave es que aumente todo junto: la producción, la productividad, la cantidad de gente trabajando y el salario", opinó el ministro, para quien el aumento de la canasta básica responde a "un poder de compra distinto" de la gente, superior al que existía en los primeros meses posteriores a la crisis.

Lavagna consideró que "hoy hay un poder de compra distinto, porque estos dos millones y medio de personas que ahora tienen trabajo, que salieron de la pobreza, están comprando. La gente está consumiendo".

Pese a que en los primeros siete meses del año la inflación ya acumula el 7,2 por ciento, Economía espera mantenerla dentro de los niveles previstos en el Presupuesto, que proyecta para todo 2005 una banda entre el 7 y el 10,5 por ciento.

El titular de la cartera económica ratificó que "el dólar debería estar en donde está", y apuntó que "dólar alto y salarios bajos es un slogan que alguien inventó que nada tiene que ver con la economía".

"Estamos saliendo, la economía argentina está en su cuarto año de expansión. Por supuesto que es un camino que hay que continuar, pero este es un momento electoral en el que todo el mundo reclama", dijo Lavagna, antes de advertir: "de mí no espere demagogia".

A su juicio, "es normal, y en la mayoría de los casos es legítimo, que la gente quiera ganar más, pero el trabajo del Gobierno es equilibrar eso para que unos pocos vivos no se queden con la riqueza que produce el país".

En esa línea, el ministro dijo que "no hay que hacerle caso a las quejas del campo" sobre las retenciones a las exportaciones, porque "están ganando muchísimo dinero".

"Ahora tienen una rentabilidad mucho más alta. Si no lo reconocen que hagan un partido político y que la gente los vote. Pueden reclamar pero el Gobierno también les puede decir que no, porque están en una situación diferente a la de la década pasada", se despachó respecto de los ruralistas.

Distendido y de buen humor ante las salidas de la conductora Mirtha Legrand, Lavagna también se refirió a las negociaciones internacionales, y afirmó que "estamos bajando la deuda, estamos independizando al país, y lo que está haciendo Argentina hace dos años lo están haciendo ahora Brasil, Rusia, México e Indonesia".

Tampoco se privó de adelantar su intención de modificar la estructura de los recursos fiscales, y agrupar en una misma cuenta los fondos específicos destinados para distintas actividades.

"Hay un montón de dinero que va a cuentas que a lo largo de diez años se fueron preservando para esto o para lo otro", indicó, en referencia a los fondos específicos como cine, actividades culturales, actividades regionales, que suman "unos 2.700 millones de pesos" de superávit "que no se pueden tocar".

"La cajita central que es la de la Tesorería no tiene tantos excedentes, está apretadita", y por ello "una de las cosas para después de las elecciones es que esas cajitas se fundan en una sola", apuntó Lavagna en tono didáctico.

Respect

Temas en esta nota