Suspenden la misión del Fondo Monetario.

La negociación, afectada por la campaña...

Por
17deAgostode2005a las08:10

Iba a reunirse con funcionarios de Economía y del Banco Central

Pero el Gobierno la frenó porque prefiere esperar a que se definan algunas cuestiones, como el presupuesto 2006

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se esperaba para esta semana quedó suspendida repentinamente, ante la decisión del Gobierno de no negociar un acuerdo en Buenos Aires en las vísperas de la campaña electoral.

Calificadas fuentes oficiales que participan de las negociaciones informaron a LA NACION que el cambio de planes se produjo porque había "demasiados riesgos y muy pocas ventajas si se concretaba el viaje".

"Hay varios temas que no están definidos, como el presupuesto 2006, que recién ingresará en el Congreso a mediados de septiembre; por lo tanto, es mejor esperar a que se avance en estas cuestiones y la campaña termine", se sinceró la fuente.

El Fondo Monetario pretendía enviar funcionarios de alto nivel para acelerar la negociación de un acuerdo, mientras que el Palacio de Hacienda sólo aspiraba a recibir una delegación técnica dispuesta a "revisar cifras y con el perfil más bajo posible", para evitar susceptibilidades políticas locales. Al respecto, se supo que originalmente el FMI tenía previsto enviar una misión con funcionarios de menor rango que los que finalmente decidió confirmar.

Relación particular

El organismo entendía que era necesario sumar técnicos de mayor experiencia para poder debatir en forma adecuada la situación argentina, dado el status particular de la relación con el país, ya que el acuerdo está "suspendido" desde mediados del año pasado, pero continúan las revisiones periódicas de la economía local.

La misión preveía reunirse con integrantes de la secretarías de Hacienda y Finanzas, que conducen Carlos Mosse y Guillermo Nielsen, respectivamente, y del Banco Central, que encabeza Martín Redrado.

Pero cuando se hizo público que esta misión viajaría al país, los planes se alteraron: poco más de dos meses antes de las elecciones, la presencia de funcionarios del Fondo -en un contexto de crecientes demandas sociales por subas salariales y ayuda social- podía resultar irritativa.

"Se mantuvieron discusiones con el secretario Nielsen a fines de julio y continuamos discutiendo con las autoridades argentinas los próximos pasos para un posible nuevo acuerdo con el Fondo", dijo el organismo, por su parte, desde Washington.

"Sin embargo -agregó-, en esta etapa las autoridades no han pedido que una misión viaje a Buenos Aires."

La respuesta del Ministerio de Economía fue tajante: "En el marco de las conversaciones que el gobierno argentino mantiene con el FMI no es necesario que medie una invitación argentina para que funcionarios del Fondo visiten el país".

"Es posible que el motivo por el cual esa visita no se concrete sea el hecho de que durante el mes de agosto los funcionarios del Fondo están gozando de sus vacaciones", disparó una fuente del Palacio de Hacienda.

Más allá de los cruces verbales, es posible que se mantenga el diálogo a través de la representación local del Fondo, conducida por Andrew Wolfe, a la espera de un diálogo más franco y menos complicado durante la asamblea del organismo prevista para fines de septiembre en Washington.

Temas en esta nota