Economistas prevén mantener el ritmo en el segundo semestre.

Débora Giorgi, Oscar Liberman y Rubén Beremblum estimaron que la expansión de la actividad se mantendrá entre el 6 y el 8% para todo el 2005...

Por
17deAgostode2005a las08:32

El ritmo de crecimiento de la economía se mantendrá en la segunda mitad del año y permitirá una expansión de la actividad de entre el 6 y el 8 por ciento, diagnosticaron varios economistas de distintas tendencias.

"Para todo el año las estimaciones de crecimiento que tenemos son de entre el 7 y el 8 por ciento, así que no vemos una desaceleración en la segunda mitad del año", dijo a Télam la economista Débora Giorgi, titular de la consultora Alpha.

Según la ex secretaria de Industria, las elecciones "no oscurecerán" el panorama en los próximos meses, porque "la economía muestra una independencia respecto de la política, y los indicadores líderes presagian un buen nivel de actividad por las importaciones de bienes de capital, la producción de partes y piezas, el consumo de servicios, los despachos de cemento y otros factores".

"Me parece claro el mensaje del ministro (Roberto Lavagna) y lo comparto. No creo que vayan a utilizar la herramienta de enfriamiento de la economía para combatir la inflación", agregó Giorgi.

Para el director de la Fundación Mercado, Oscar Liberman, tanto las elecciones como la inflación afectarán la marcha de la actividad en el segundo semestre, pero el crecimiento se mantendrá de todos modos entre el 6 y el 7 por ciento.

"Creo que vamos a tener un segundo semestre con inflación, y que la recuperación de la segunda mitad del año va a responder más a precios que a cantidades. El crecimiento si llega al 6 o al 7 por ciento hay que darse por satisfechos", vaticinó Liberman en diálogo con Télam.

El analista opinó que "hay un agotamiento de la ecuación a la que apeló el Gobierno para crecer hasta ahora, que es dólar alto con retenciones para mantener la competitividad exportadora y superávit fiscal para pagar deuda", por lo cual "después de las elecciones el Gobierno va a tener que apelar a otras variables más estructurales".

Por su parte, el economista Rubén Beremblum (Plan Fénix) descartó que vaya a desacelerarse el ritmo de crecimiento en lo que resta de 2005, aunque reclamó la "construcción de un consenso a escala nacional", para que esa mejora macroeconómica se traduzca en una recuperación de los indicadores sociales.

"Creo que va a haber una tendencia parecida el resto del año, no creo que haya desaceleración. Pero mientras nos anoticiamos de las grandes cifras de crecimiento vemos que Argentina sigue siendo un país injusto y sin inversión", enfatizó ante Télam el académico.

Esta tarde, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que la actividad económica creció en el primer semestre del año un 9 por ciento en relación a igual período del año pasado, especialmente impulsada por la buena perfomance del sector industrial y la firmeza de las inversiones.

Temas en esta nota