Fuerte defensa de Roberto Lavagna a la banca pública.

El ministro reivindicó el papel de las entidades y dijo que ayudaron a estabilizar el sistema después de la crisis de 2001...

Por
20deAgostode2005a las08:04

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, realizó ayer una encendida defensa de la banca pública y su rol para el crecimiento de la economía, y destacó el buen momento del Banco Nación, que redujo su cartera en mora, logró captar nuevos clientes e incrementó sus créditos a las pequeñas y medianas empresas.

"La banca pública, especialmente el Banco Nación, es un motor del proceso crediticio en un país en crecimiento", subrayó Lavagna en una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda que ofreció junto a la presidenta de la entidad, Felisa Miceli, quien presentó los resultados de los últimos dos años de su gestión.

La reivindicación del ministro apuntó a rechazar nuevamente las políticas que propone para el país el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre las que aún figura la privatización de los bancos oficiales, en particular el Nación y el Provincia.

Luego del respaldo de Lavagna, Miceli proyectó una serie de filminas para exponer los lineamientos de su gestión a través de cifras y porcentajes sobre el período junio 2003-junio 2005.

"Hemos reducido notablemente la cartera de morosos gracias a una serie de resoluciones que permitieron que se realicen cancelaciones y que, además, muchas empresas reprogramen sus pasivos", indicó la funcionaria.

En efecto, en junio del 2003 la cartera en mora del Banco Nación ascendía a 3.760 millones de pesos y las previsiones eran de 2.762 millones de pesos, lo que representaba un "descalce" del orden de los 1.000 millones de pesos.

Dos años después, la ecuación cambió en forma notable: mientras la cartera de morosos suma 1.898 millones de pesos, el 28 por ciento del total, las reservas ascienden a 2.413 millones de pesos.

Miceli también hizo hincapié en la política crediticia que se lleva adelante en favor de las pymes y exhibió el crecimiento del sector en la distribución de los créditos.

La cartera activa en junio del 2003 indicaba que las Pymes ocupaban el 11 por ciento del total de la torta crediticia, contra un 49 por ciento que se destinaba a las grandes empresas.

Los roles se invirtieron a mediados de este año, lo cual quedó reflejado en el 42 por ciento de participación de las Pymes en la distribución del crédito, en tanto la porción de las grandes empresas bajó al 32 por ciento.

"Esto demuestra que hubo vocación de dar crédito y sabemos que en esta instancia, el financiamiento a nuevas inversiones tiene un papel primordial en el plan económico", subrayó Miceli.

Lavagna no pudo evitar interrumpir gentilmente a su ex colaboradora para destacar "el efecto positivo del superávit fiscal, porque el sector público tiene sus depósitos en el Banco Nación, lo que permite que parte de ese superávit se recicle en favor de la economía privada" a través de créditos.

El tramo final de la exposición de Miceli se basó en los distintos rankings que encabeza el Nación dentro del sistema financiero: según el Central, la entidad pública es líder en depósitos con 29.797 millones de pesos, lo que representa el 24 por ciento del total del sistema.

La funcionaria también puso de manifiesto el liderazgo del Nación en materia de préstamos, con 9.044 millones de pesos (13 por ciento del total), contra 8.910 millones de pesos del Banco Río (13 por ciento) y 7.585 millones de pesos del Galicia (11 por ciento).

 

Temas en esta nota