El Estado ya logró casi todo el ahorro proyectado para 2005.

El superávit en julio fue de $ 1.836 millones y acumula $ 13.426 millones...

Por
23deAgostode2005a las08:40

Entre enero y julio, el Gobierno logró reunir el 94,5% del superávit comprometido para todo el año. En los primeros siete meses, el ahorro llegó a 13.426 millones, con un aporte de 1.836 millones sólo en julio, según informó ayer la Secretaría de Hacienda.

Con el recurso de presupuestar menos ingresos de los que finalmente se obtendrían, ahora sólo faltan $ 774 millones para llegar a los 14.200 millones acordados en el Presupuesto 2005.

El resultado de julio se ubicó por encima de las previsiones de los consultores privados. Hasta la semana pasada, los analistas estimaban que julio cerraría con un superávit de $ 1.500 millones. Pero los datos que se computaron en las últimas horas, permitieron que estos cálculos fueron superados.

Las estimaciones que se manejan en la Secretaría de Hacienda indican que el superávit anual llegaría a 18.000 millones de pesos, aunque los expertos esperan hasta $ 20.000 millones. Si este pronóstico se cumple, las cuentas fiscales culminarían el año con un superávit equivalente al 4,5% del Producto Bruto Interno.

El compromiso que el Gobierno había asumido con el Fondo Monetario en el acuerdo que aún está suspendido, suponía alcanzar un ahorro de 3,2% del PBI.

Ese fue el tope que el Palacio de Hacienda comprometió para aplicar al pago de la deuda. Según trascendió, en el proyecto de presupuesto que Economía está elaborando para el 2006, se mantiene una pauta de ahorro también del 3,2% solo para la Nación, sin contar el aporte de las provincias. De ser así, el Gobierno utilizaría el mismo recurso que años anteriores: subestimar los ingresos fiscales para conservar un mayor margen de acción a la hora de distribuir los gastos. La previsión para el año próximo incluye una suba del 10% en los ingresos y del 8% en los gastos.

El resultado de julio se ubicó 11,02% por encima del superávit obtenido en el mismo mes del 2004. Lo curioso es que también superó el ahorro conseguido en junio pasado, a pesar de que en ese mes los ingresos habían sido mayores. Mientras en junio el fisco embolsó 11.551 millones, en julio atesoró 10.638,9 millones. Pero esta disparidad fue compensada con una reducción en los gastos corrientes. En junio, el Gobierno abrió el grifo por 9.878 millones y esta vez se plantó en 8.174 millones. "Esto demuestra que se mantiene un gasto equilibrado ante ingresos sostenidos, y no hay desborde en las erogaciones", dijeron fuentes de la Secretaría de Hacienda.

El principal rubro que explica esta disminución del gasto fue que en junio se habían pagado intereses de la deuda por 1.035 millones de pesos. En cambio, en julio sólo figuran 157 millones en ese rubro. Este excedente de caja le permitirá al Gobierno manejar con holgura el gasto durante la campaña electoral del gasto y, por ejemplo, incrementar 300 millones de pesos anuales el gasto de asignaciones familiares.

Y además, el ahorro obtenido hasta ahora posibilitará que Economía disponga de fondos para afrontar los vencimientos de la deuda que caen en la última parte del año. Entre setiembre y diciembre hay que pagar 3.870 millones de dólares. Además del excedente fiscal, el Palacio de Hacienda tiene previsto concretar el mes próximo una emisión de Boden 2015 en dólares. Aunque el monto aún se está definiendo, trascendió que rondaría los 1.000 millones. A esto se sumaría un préstamo del Banco Central por 2.000 millones de pesos.



Temas en esta nota