Pide el Banco Mundial más inversión.

Dice que se deben subir las tarifas de servicios públicos, cortar subsidios, evitar la corrupción y resolver los juicios en el Ciadi...

01deSeptiembrede2005a las08:34

La entidad hizo estas propuestas en un informe divulgado ayer.

Su autora dijo a LA NACION que la tarifa social de los servicios públicos beneficia a sectores que pueden pagar más.

El Banco Mundial (BM) sostuvo que la Argentina debe gastar más en infraestructura para competir con otros países y sostener su alto nivel de crecimiento.

Ayer, el banco difundió el reporte "Infraestructura en América latina y el Caribe: desafíos clave". Su autora, Marianne Fay, economista jefe del BM en Infraestructura para América latina y el Caribe, dijo a LA NACION desde Washington que para lograr ese objetivo hacen falta un aumento de las tarifas, la reducción de los subsidios, mayor seguridad jurídica y una fuerte política de transparencia pública y privada. El Banco Mundial cree que la región debe destinar entre el 4 y el 6% de su PBI en este sector para no perder el tren del crecimiento. "La Argentina tiene que gastar más: en los 80 gastaba 3% del PBI; en los 90 un 0,5 por ciento, y en 2000-2001 el 0,25 por ciento", precisó Fay.

-¿Qué necesita la Argentina en el sector de infraestructura?

-Debe gastar más para competir y reducir la pobreza y mejorar el nivel de equidad. Además, el gasto tiene que ser más eficiente, sin perder dinero en corrupción, y se debe entender que hay que combinar el rol del Estado en la conducción de la infraestructura con un importante aporte del sector privado. Para lograr estos objetivos debe aprender de los errores de los últimos 10 años.

-¿Por qué hubo una caída tan fuerte en la inversión?

-En la década del 90 la inversión privada subió un 1,2% anual, pero este aumento no alcanzó para contrarrestar la caída de la inversión pública. Nuestra estimación es que actualmente la mitad de la inversión pública total está destinada a la infraestructura, pero aún no es suficiente.

-Pero el banco apoyó en ese momento el rol del sector privado por encima de la inversión pública.

-Sí y no; el sector privado tiene un papel importante, pero el BM nunca dijo que el sector público tenía que retirarse de su rol. En telecomunicaciones sí creemos que el Estado sólo debe regular, pero no ocurre lo mismo en el resto de los servicios. Creo que en el pasado la Argentina tuvo que hacer ajustes y siempre es más fácil recortar inversiones que los salarios u otros gastos.

-¿Qué sectores debería priorizar el país para invertir?

-Transporte y energía, sin duda. Allí está la necesidad más importante. En total, si gastaran $ 10.000 millones anuales, un 2,5% del PBI, el país podría contar con una cobertura universal en agua, mantener la red existente y cubrir la demanda agregada asociada con el crecimiento económico.

-¿Las tarifas deben aumentar para garantizar mayor inversión?

-El aumento de las tarifas es parte de la solución, pero no lo es todo. El sector público debe proveer un marco regulatorio y diseñar en forma adecuada la tarifa social, porque en la actualidad abarca a gente que no es pobre. Al beneficiar al 60% de la población, evidentemente incluye a sectores que no la necesitan.

-¿Por qué hay un fuerte rechazo social a las privatizaciones, tal como lo indican en su informe?

-La percepción negativa de la población se basa en la larga recesión que sufrió el país, que generó un rechazo a las utilidades obtenidas por el sector privado; además, se cree que hubo poca transparencia y que alguien se llenó los bolsillos en este proceso. Pero hubo casos exitosos, como el agua en algunas municipalidades, que permitió disminuir la mortalidad infantil.

-¿Cómo se suben las tarifas sin afectar demasiado a la gente?

-Alguien siempre tiene que pagar el servicio. Además, en la Argentina había acuerdos que no fueron respetados

Temas en esta nota