La inflación de agosto fue la más baja del año: 0,4%.

Sin embargo, la canasta de alimentos aumentó 1,5%, impulsada por la carne y los lácteos.

06deSeptiembrede2005a las08:02

Agosto cerró con la inflación más baja del año, pero igualmente el equipo económico no pudo tener un festejo completo. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó ayer que el costo de vida registró un alza del 0,4% en el mes que acaba de terminar, lo que implica no sólo una baja importante con respecto a la suba de julio (1%), sino que también permite cortar con una racha negativa de tres meses seguidos de aceleración de la inflación.

Sin embargo, la mala noticia para el Gobierno es que el alza en los precios de agosto se explica casi exclusivamente por el aumento registrado en la canasta básica de alimentos, que llegó al 1,5 por ciento. Esta indicador, que se utiliza para medir la cantidad de personas que están por debajo del nivel de indigencia, muestra además una tendencia ascendente y el mes pasado registró la cuarta alza consecutiva.

Con la leve suba de agosto, la inflación acumulada en los primeros ocho meses del año llegó al 7,7%, lo que permite hacer renacer las esperanzas oficiales de terminar 2005 dentro de las pautas que había fijado el Ministerio de Economía. A fines de 2004, Hacienda se había autoimpuesto para todo el año un objetivo que no traspasara la barrera del 10,5% y poco después estiró el límite hasta el 11 por ciento.

La suba en los últimos doce meses llegó al 9,7%, lo que pone a la Argentina en el tercer puesto del ranking de países con mayor inflación del mundo, detrás de Venezuela (15,3% anual) y Rusia (12,5%).

El alza en el costo de vida del último mes se explica en forma casi exclusiva por los aumentos de algunos alimentos. Entre los principales incrementos se destacan los registrados en productos de primerísima necesidad, como la carne (que en promedio subió un 1% en el mes), lácteos (2,9%) y verduras (4,4%).

Con el aumento de agosto, el costo de la canasta básica de alimentos para una familia tipo alcanzó los 363,12 pesos, y en los primeros ocho meses del año acumula una suba del 8,4%, es decir el 0,7% superior a la inflación minorista.

El secretario de Política Macroeconómica, Sebastián Katz, reconoció ayer que "la suba de precios pegó en los sectores más pobres y afecta la distribución del ingreso y la equidad". Además, admitió que "preocupa lo que sucedió con los alimentos y por eso se están buscando medidas de consenso", al tiempo que adjudicó este incremento a "una fuerte recuperación de la demanda tanto interna como externa". El funcionario reveló que se están manteniendo reuniones con el sector supermercadista para evitar nuevos aumentos y que en los próximos días se cerrará un convenio para contener el precio de la carne.

Para septiembre, por el momento, nadie se atreve a hacer una proyección. "Es un mes complicado, porque todavía no se sabe qué va a pasar con el aumento anunciado para los taxis y el posible impacto que podría tener en el índice una rebaja del costo de la electricidad por la anulación del PURE [régimen de premios y castigos]", señaló Javier Alvaredo, economista de MVA.

Los aumentos en alimentos fueron compensadas por importantes bajas logradas en otros rubros, como el esparcimiento (-2,9%) e indumentaria (-1,3%), que tradicionalmente registran fuertes caídas de precios durante esta época del año debido a factores estacionales, como el fin de las vacaciones de invierno y las liquidaciones de ropa por el cambio de temporada.

Los economistas, además, advierten que el avance de la inflación todavía está lejos de ser un problema superado. "El dato de agosto es indudablemente bueno, pero la suba en alimentos fue muy grande y lo grave es que los productos que más aumentan son aquellos en los que el Gobierno impulsó los acuerdos de precios, como la carne o los lácteos, lo que da cuenta de que este tipo de convenios

Temas en esta nota