Se concretó la venta de Swift al frigorífico brasileño Friboi.

El negocio terminó de cerrarse ayer y ascendería a los 200 millones de dólares.

Por
06deSeptiembrede2005a las08:05

El grupo concentrará más del 50% del comercio mundial de carnes elaboradas.

Facturará US$ 1000 millones anuales.

Es la tercera operación del sector con empresas extranjeras.

El frigorífico argentino Swift Armour, la empresa exportadora de carnes más importante del país, pasó a manos de la brasileña Friboi, una firma que ocupa el cuarto lugar en el mundo en la elaboración de productos cárnicos y de la alimentación.

Aunque la operación terminó de concretarse ayer por la tarde, una semana después de que la noticia tomó estado público a través de los diarios, no trascendió el monto final de la compra, que ascendería a los 200 millones de dólares, según fuentes financieras de Brasil.

Los inversores brasileños, que contaron con un crédito del Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) de Brasil, una entidad bancaria oficial, compraron la mayoría del paquete accionario con el objetivo de ampliar su participación en el mercado internacional. En conjunto, Friboi y Swift abastecerán a más del 50 por ciento de la demanda internacional de productos cárnicos industrializados y contarán con la red comercial más grande del mundo. "La compra de Swift es estratégica para la consolidación en los mercados de exportación y el Mercosur", expresaron las dos empresas en un comunicado conjunto.

El anuncio de la operación conmocionó la semana pasada a la industria frigorífica local por la velocidad de los cambios registrados en un sector que fue ajeno a la inversión externa en la industria de la alimentación.

Ahora, la venta de Swift se suma a la del frigorífico Finexcor, adquirido por Cargill y a la de AB&P, comprado por un inversor inglés relacionado con la cadena de supermercados Tesco. Algunos analistas sostienen que esta tendencia refleja el crecimiento de la demanda de carnes en la Unión Europea y la salida del mercado mundial de los Estados Unidos, luego de la comprobación de dos casos del "mal de la vaca loca". América del Sur es hoy una de las regiones del mundo con mejores perspectivas en el sector de carnes por la calidad y sanidad de los rodeos vacunos.

Hermetismo

Los directivos de Swift se negaron a realizar comentarios sobre la venta, pese a las consultas realizadas por LA NACION. Sin embargo, hace una semana, fuentes brasileñas muy cercanas a las negociaciones habían deslizado que Friboi concentraría el 85,3% de las acciones de Swift, compuestas por un 49 por ciento que estaban en manos de los fondos de inversión JP Morgan y Greenwich Street Capital Partners, y de un 36,5 por ciento que pertenecía al presidente de la firma, Carlos Oliva Funes. A pesar de que el empresario argentino quedó sólo con un porcentaje accionario minoritario en Swift, continuará al frente de la empresa al igual que los principales directivos, según aclaró el comunicado.

"El grupo Friboi mantendrá las actuales estructuras de producción y managment y planea su expansión dentro del sector cárnico argentino mediante futuras inversiones", añadieron, en referencia al temor manifestado la semana pasada por los trabajadores de la planta de Swift, en Villa Gobernador Gálvez, en las afueras de Rosario, ante el inminente cambio de dueños de la empresa.

En el último ejercicio, Swift exportó carnes por un valor cercano a los 150 millones de dólares, que sumados a los 800 millones comercializados por Friboi transforman a este grupo en un gigante en el nivel mundial con ventas cercanas a los 1000 millones de dólares anuales.

Temas en esta nota