Katrina, un inesperado aliado para el ingreso de capitales.

El huracán alejó fondos de mercados desarrollados y los volcó en bonos de países emergentes, que pagan un mejor rendimiento.

Por
06deSeptiembrede2005a las08:53

El desastre Katrina se volvió un aliado inesperado para la recuperación de la economía argentina, debido a que los inversores internacionales decidieron migrar a los mercados emergentes.

Es que las violentas consecuencias del huracán llevaron al titular de la Reserva Federal Alan Greenspan a mantener baja la tasa de interés de los activos financieros para afrontar los costos de la reconstrucción.

En consecuencia, los fondos excedentes buscan bonos que paguen mejores rendimientos y se vuelcan en forma masiva en los papeles de mercados excedentes.

El economista Orlando Ferreres explicó que Argentina aparece como una plaza muy atractiva para los inversores extranjeros.

"Los fondos excedentes buscan rendimientos más altos y ahí aparecen los países emergentes, los cuales pueden pagar buenos rendimientos. Entonces, los inversores compran estos bonos", señaló en Radio 10.

En este contexto, ayer la tasa de riesgo país argentino cayó a 393 y se ubicó por primera vez en cinco años por debajo del índice brasileño.

"Los mercados emergentes logran un superávit fiscal de entre 3 y 8%", explicó Ferreres para luego sostener que estos recursos sirven para pagar buenos rendimientos.

De este modo, la tasa de interés local se aproxima a la que muestra la Reserva Federal.

Temas en esta nota