Pronostican que la economía argentina crecerá 7,5%.

Un informe de Naciones Unidas proyecta que el PBI local se incrementará el doble que el promedio mundial en 2005...

Por
07deSeptiembrede2005a las08:37

La economía argentina crecerá este año un 7,5 por ciento, superando en más del doble al 3 por ciento que registrará el promedio mundial, de acuerdo con lo señalado por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

"Sin un tipo de cambio competitivo y bastante estable es aún más dificultoso para los países en desarrollo integrarse exitosamente al mercado mundial", señala el Informe Sobre el Comercio y el Desarrollo 2005.

El informe del organismo de la ONU fue presentado por el economista Roberto Frenkel en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

El trabajo señala que las tasas de interés y el tipo de cambio real son las condiciones "más importantes" para el crecimiento económico sostenible.

Según indica el reporte, este año la economía mundial crecerá un 3 por ciento, pero las naciones desarrolladas lo harán al 2,3, las del sudeste de Europa el 6, y los países en desarrollo el 5,4 por ciento.

Para la Argentina se estima un avance del PBI del 7,5 por ciento, el segundo más alto de América del Sur después de Venezuela, con un 8 por ciento, mientras que los países de más bajo rendimiento de la región serán Brasil, Ecuador y Paraguay, con solo el 3 por ciento de mejora.

El presente esquema económico mundial, que la UNCTAD considera "desequilibrado", se basa en el incremento de la demanda de los Estados Unidos financiada a través de fuertes colocaciones de deuda en los mercados.

Según señala el trabajo, los principales inversores de Estados Unidos son a su vez sus principales proveedores, por lo que el sistema tiende a reforzarse en vez de dar señales de crisis.

Por esa causa, el organismo considera que existe un contexto internacional favorable para las naciones que exportan commodities, pero recomienda mantener políticas de desarrollo industrial.

"Los países en vías de desarrollo no deben ser descuidados en materia de diversificación e industrialización de sus economías: deben usar los excedentes excepcionales provocados por el aumento de los precios de los commodities para aumentar la inversión en sus capacidades manufactureras así como en la infraestructura", se señala.

La UNCTAD también polemiza, a partir de la experiencia del crecimiento de Asia, con la idea de que primero es necesario que exista un fuerte ahorro interno en un país para que de ahí surja el financiamiento para las inversiones.

"El crecimiento del ahorro es el resultado del proceso de inversión antes que su causa", advierte el trabajo al hablar del caso chino.

Temas en esta nota