Mayor control sobre las carnes.

Una oficina del Gobierno relevará cada quince días el precio de la media res...

14deSeptiembrede2005a las08:08

Según trascendió, los frigoríficos deberán mantener los precios de la segunda quincena de agosto.

El promedio del producto se calculará por la facturación de las firmas.

El Gobierno se apresta a firmar mañana un nuevo acuerdo de precios con la industria frigorífica, los supermercados y los consignatarios para "estabilizar" el valor de la carne en el mercado interno, con el condimento de que esta vez habrá una mayor fiscalización por parte de la Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca).

Los puntos centrales del acuerdo que ayer circularon entre representantes empresariales sostienen que las partes deben comprometerse a mantener el precio promedio de la media res en los valores verificados durante la segunda quincena de agosto último. Esto quiere decir que los frigoríficos deberán calcular un cociente que surge de dividir el monto facturado, neto de descuentos y bonificaciones, por la cantidad de kilos de carne entregados a los comercios minoristas el mes pasado. La Oncca cotejará esos datos con sus registros, y cada quince días elevará al Ministerio de Economía un informe sobre el cumplimiento del compromiso.

"El gobierno nacional se ha fijado como objetivo garantizar la estabilidad del costo de la canasta básica alimentaria", indica un borrador del acuerdo que ayer llegó a manos de los representantes empresariales. Además, señala que si bien el convenio anterior, que abarcaba a cinco cortes vacunos, tuvo "un efecto positivo", las autoridades decidieron modificar la metodología para encuadrar por 90 días el valor de la media res vacuna, que comprende en total unos 17 cortes.

La mención explícita de la intervención de la Oncca en la fiscalización es un punto nuevo respecto del acuerdo suscripto hace cinco meses. Sin embargo, según aclararon fuentes del ministerio, esta inclusión sólo busca lograr un fuerte acatamiento del compromiso sin que signifique un control de precios directo. "Es un acuerdo de buena voluntad y lo vamos a seguir, porque si se firma es para cumplirlo", dijo ayer una fuente de la cartera agrícola. "Esto no va en línea con un control de precios, pero si hay un contrato entre partes debe seguirse", agregó.

Advertencia.

Uno de los escollos que enfrenta este nuevo acuerdo, según reconocieron fuentes oficiales y del sector consignatario de hacienda, es el supuesto alto grado de "subfacturación" que existe en la industria frigorífica dedicada al abastecimiento local de carnes. "Este acuerdo es pour la galerie, porque todos sabemos que la facturación se pinta", advirtió un empresario del ambiente ganadero. Precisamente, uno de los aspectos que llaman la atención de este nuevo convenio es que el Gobierno solicitó la adhesión de los consignatarios de hacienda, un sector que no está relacionado con la formación de los precios de la media res vacuna. Este eslabón de la cadena de ganados y carnes compra hacienda a los productores y se la vende a los frigoríficos. "El Gobierno pretende un mayor control sobre este acuerdo porque justamente una de las discusiones del convenio anterior era la escasa posibilidad de fiscalización; el objetivo de este acuerdo es político", expresó un representante empresarial del sector consignatario.

De la rúbrica del compromiso no participarán las entidades de productores agropecuarios, que rechazaron el acuerdo, ni las carnicerías. Sólo fueron convocados los supermercados, que representan el 16% del total de carnes comercializadas en el país.

"El temor más grande con respecto al cumplimiento del acuerdo es qué pasará en la cadena de comercialización minorista, porque no hay nada que diga que tienen que mantener los precios de los cortes", consideró el presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti.

Por su part

Temas en esta nota