El Fondo reclamó prudencia fiscal.

Elevó las proyecciones sobre el aumento del producto bruto interno y calificó el crecimiento de robusto.

22deSeptiembrede2005a las08:42

Prevé una inflación para el año próximo del 10,4 por ciento.

Insiste en la necesidad de una reforma de la ley de coparticipación federal y un fortalecimiento institucional.

Washington.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a reclamar al gobierno argentino que impulse "políticas fiscales prudentes" y encare las "reformas estructurales para sostener el sólido crecimiento en el largo plazo". Lo hizo en el contexto de la presentación de su informe sobre "Previsiones económicas mundiales 2005".

De todas formas, el informe califica de robusto el crecimiento que muestra la Argentina y estima que la expansión de la economía nacional podría ascender a un 7,5% este año y llegar al 4,2% en 2006. Las nuevas proyecciones del Fondo son más altas que las que había difundido su Departamento de Investigaciones Económicas en abril pasado y en septiembre de 2004. Además, se calcula que la inflación llegaría a un 10,4% el año próximo.

El FMI reiteró cuatro de los ejes por los que brega desde la presidencia de Eduardo Duhalde: una nueva ley de coparticipación federal de impuestos, el aumento de las tarifas, otro marco regulatorio de los servicios públicos y la normalización de la deuda soberana en default.

Eliminar impuestos

"Se requerirán la eliminación gradual de impuestos distorsivos, el fortalecimiento del marco institucional de las relaciones fiscales intergubernamentales, mejorar los incentivos para la participación privada en la provisión de los servicios públicos y una resolución para las deudas remanentes con los acreedores privados" que rechazaron el canje y cuyos títulos siguen impagos.

El economista jefe del FMI, Raghuram Rajan, planteó, además, que aún es prematuro pensar en un acuerdo entre la Casa Rosada y el Fondo, por lo que todas las proyecciones económicas sobre la Argentina se basaron sólo "en las políticas actualmente en curso".

"Hasta ahora no hay ningún acuerdo. Ciertamente lo estamos discutiendo, desde que los [funcionarios] argentinos han expresado su interés en un programa apoyado por el Fondo, pero sería prematuro especular cuándo un acuerdo de ese tipo podría ocurrir", expresó Rajan durante la presentación del informe mundial.

Posible encuentro

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, llegará pasado mañana a esta capital para participar de la reunión conjunta anual del FMI y el Banco Mundial, que se extenderá hasta el domingo. En lo posible, buscará mantener una reunión reservada con el director gerente del Fondo, Rodrigo de Rato.

"Todavía no hay nada confirmado porque en este tipo de asambleas las agendas se definen y cambian con el correr de las horas, pero damos casi por descontado que Rato y el ministro Lavagna se reunirán a solas en algún momento como lo hicieron en abril último, durante la asamblea de primavera", comentó a LA NACION un funcionario del Fondo.

Las autoridades y los técnicos del organismo multilateral esperan una señal del Gobierno para dar inicio a las negociaciones, que, por ahora, consideran que sólo se abrirán después de las elecciones legislativas en el país, previstas para fines de octubre.

Entre otros puntos, el FMI quiere evaluar los índices de inflación y de gasto público, dijeron a LA NACION dos fuentes del organismo.

"El crecimiento económico en la Argentina ha perdido algo del fuerte ímpetu generado por el rebote del año pasado, pero continúa robusto", destacaron en el informe mundial los economistas encabezados por Rajan, con lo que por primera vez en sus informes de los últimos años califican de manera positiva el crecimiento argentino, sin considerar que sólo se trata de una mera reacción después del colapso de 2001 y 2002.

Entre esos economistas del FMI, el segundo del área de investigaciones, D

Temas en esta nota