Dan beneficios fiscales a pymes que reinviertan sus utilidades.

Los recibirán aquellos que compren maquinaria e incrementen su masa salarial.

Por
29deSeptiembrede2005a las08:03

No hay cupos para el incentivo, que puede demandar hasta $ 1200 millones.

Expectativa de empresarios l Inquietud por el efecto inflacionario en la amortización.

Las pymes que reinviertan sus utilidades podrán desgravarlas durante dos años si se aprueba un proyecto de ley que el Poder Ejecutivo envió ayer al Congreso. "Hay una necesidad de reinvertir para aprovechar los mercados externos, pero con las demoras en la devolución del IVA y las retenciones se pone dura la situación financiera. Esperamos que se vote la ley porque sería una ventaja", opinó el presidente de la Cámara Argentina del GNC, Fausto Maranca, cuya empresa, Galileo, está invirtiendo US$ 4 millones para duplicar la superficie de su planta y comprar maquinarias.

El propio presidente Néstor Kirchner se encargó de anunciar oficialmente el proyecto de ley, en un acto en la Casa Rosada y con la presencia de la primera dama, Cristina Fernández de Kirchner; el ministro de Economía, Roberto Lavagna, otros funcionarios, empresarios y sindicalistas. El jefe del Estado destacó que, con esta iniciativa, el Estado "está reasignando recursos fiscales en pos del crecimiento económico del país". Trascendió que la medida favorable a la inversión supondrá una reducción de ingresos tributarios de $ 1200 millones, siempre y cuando tenga éxito y consiga motivar a los inversores.

Sólo se desgravarán los beneficios que se utilicen para comprar bienes de capital, sean muebles -no automóviles- o inmuebles. No hay un cupo, sino que la asignación del descuento es automática, tanto paras las empresas como para sus socios.

Eso sí, el Gobierno exige como condición que la inversión sea acompañada de un aumento de la masa salarial, es decir, de la cantidad de empleados o de los sueldos. "Los sujetos deberán mantener durante dos ejercicios una proporción entre el valor contable registrado en concepto de bienes de uso con relación al monto de las remuneraciones brutas totales que sea igual o menor que la del ejercicio al que corresponden las utilidades que se reinvierten", dice la iniciativa.

De ahí que Kirchner augurara que la norma incidiría en que "el trabajo en negro baje fuertemente". Un día antes, el Gobierno había reconocido que el empleo informal alcanza a un 47,2% de los ocupados.

Al beneficio podrán presentarse pymes de todos los sectores. La Subsecretaría de Pyme establece que una empresa mediana es aquella que factura menos de $ 86 millones anuales.

En el proyecto de ley se explica que se excluyó a las grandes firmas por el "sacrificio fiscal" que hubiera supuesto. Además se eligió a las pymes porque son consideradas de "mano de obra intensiva", es decir que generan empleo con más facilidad que las grandes.

"Se establece, por primera vez, una clara diferenciación entre las ganancias que son distribuidas y las que son reinvertidas", destacó Lavagna, en atención al pedido hecho desde la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y el Grupo Fénix, entre otros. La Unión Industrial Argentina (UIA), mediante un comunicado, y el presidente de la Confederación General Económica (CGE), Marcelo Fernández, elogiaron el nuevo incentivo a la inversión. No obstante, el presidente de la Federación de Artefactos para el Hogar (Fedehogar), Hugo Ganín, pidió que la amortización de las máquinas tenga en cuenta la inflación: "Con lo que nos permiten amortizar ahora, no podemos comprar nuevos equipos".

Temas en esta nota