El dólar cae en Brasil y preocupa a los exportadores.

La divisa norteamericana se depreció 25% en un año y bajó a los niveles de 2001. Ahora cotiza a 2,22 reales por unidad...

29deSeptiembrede2005a las16:04

(EFE) La fuerte revalorización del real frente al dólar este año ha devuelto la divisa estadounidense a los niveles de 2001 en Brasil y puede comprometer el desempeño de las exportaciones del país, señalaron hoy especialistas financieros.

El dólar, que en este año acumula un descenso del 15,1 por ciento ante el real y en los últimos doce meses se ha depreciado el 25,2 por ciento, se mantiene hoy alrededor de los 2,22 reales para la venta, la menor cotización desde mayo de 2001, y sin perspectivas de recuperación a corto plazo.

"Hasta dónde puede caer el dólar es la pregunta del millón, porque ni el propio Banco Central, que se reserva el derecho de intervenir en el mercado cuando lo considere conveniente, sabe cuál sería la cotización ideal", dijo a EFE el economista Jason Vieira, de la consultoría financiera GRC Visao.

Vieira explicó que factores como los altos intereses de Brasil, que contrastan con bajos tipos en el mercado externo, la fuerte liquidez internacional, los récords de la balanza comercial y las abundantes captaciones de empresas brasileñas en el exterior, estimulan la caída del dólar.

En los últimos meses el dólar ha roto todos los pisos calculados por el mercado y algunos especialistas han pronosticado que la divisa estadounidense, que en octubre de 2002, en vísperas de las elecciones presidenciales, llegó a rozar los 4 reales, puede retroceder hasta los 2 reales en cuestión de semanas.

"El dólar técnicamente tenía un soporte en los 2,27 reales, que fue roto, y ahora está en 2,22, si baja de esa marca y llega a los 2,20, no habrá quien lo asegure y podría precipitarse rápidamente a los 2 reales", anotó Vieira.

Tal posibilidad asusta a los exportadores, que desde el año pasado se quejan de los efectos negativos que un real demasiado apreciado puede provocar en el comercio exterior del país, pues en teoría, mientras más cara sea la moneda nacional, menos competitivos serán los productos brasileños.

Pese a las constantes caídas del dólar, las exportaciones brasileñas siguen viento en popa y la balanza comercial del país, que el año pasado obtuvo un superávit récord de 33.696 millones de dólares, sumó 28.348 millones de dólares sólo en los ocho primeros meses de este año.

La previsión del Banco Central es de que la balanza comercial de 2005 arroje un superávit récord de 38.000 millones de dólares. Algunos especialistas advierten, sin embargo, de que las exportaciones brasileñas han sido favorecidas por una coyuntura internacional ventajosa, como la ingente demanda de materias primas, de las cuales Brasil es gran exportador, lo que "enmascara" los efectos del real revalorizado.

"No nos ilusionemos con ese falso desempeño exportador, pues el día de la verdad cambiaria siempre llega y su costo puede ser alto si no estamos preparados para esta nueva realidad", dijo el titular del Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo, Roberto Giannetti da Fonseca, en un estudio publicado recientemente por la Asociación Brasileña de Comercio Exterior.

El estudio recuerda que algunos sectores productivos más sensibles a la revalorización del real, como el de calzados y textil, que tienen la competencia directa de Argentina y China, entre otros países, ya sienten una bajada en las ventas externas, lo que ha ocasionado el despido de trabajadores y la quiebra de algunas empresas menores, con poco capital de giro.

"Irónicamente, los sectores más vulnerables a esta situación son aquellos intensivos en mano de obra y de alto contenido de materias primas nacionales", anotó Giannetti da Fonseca, quien también fue secretario ejecutivo de la Cámara de Comercio Exterior.

Para los

Temas en esta nota