El trigo va por la batalla de la calidad.

Según importadores brasileños, los molinos están dispuestos a pagar valores diferenciales por el producto segregado ante la creciente demanda de su población por mejores alimentos.

15deOctubrede2005a las08:08

Mar del Plata.- Un trigo de calidad superior es aquel que expresa su máximo potencial genético de acuerdo al manejo agronómico (especialmente en lo referido a la fertilización) y también al ambiente donde se lo siembra.

Además debe tener un peso superior a 78 kilogramos por cada hectolitro, un registro proteico de 11,4 por ciento (por lo menos), un máximo de impurezas de 1% de granos quebrados y dañados de 2,5% y una humedad máxima de 13 por ciento. Estos valores son los standards requeridos por los clientes de los trigos de alta calidad, como la molinería brasileña.

Este fue el tema central del "Primer Congreso Nacional de Trigo Calidad Syngenta", realizado en esta ciudad y donde una veintena de disertantes colocó el acento en la forma, el diseño y la ruta de la producción y segregación (separación por tipo) de granos de calidad superior y al que asistieron más de 300 productores, acopiadores, consultores y distintos tipos de agentes comerciales.

"Pretendemos para nuestra molinería trigo de alta calidad, estable y poco variable con el correr de los años", comentó Edson Fernándes Csipai, gerente del área de trigo de Bunge Alimentos de Brasil.

Cabe consignar que sólo la empresa Bunge del Brasil muele 2 millones de toneladas de trigo (el 21% del total de ese país) y de ellas, el 70% lo compra a la Argentina. "Por ello la importancia de comprar trigo segregado de la Argentina", agregó.

Como se sabe, los suelos y especialmente el clima caluroso, muchas veces húmedo y, en ocasiones seco, de ese país resulta un escollo difícil de superar para la gramínea. Por eso, son altamente dependientes de las importaciones de trigo.

Además, los brasileños en general están sustituyendo a la mandioca como complemento de las comidas diarias. Todos procuran comer pan y si es de alta calidad, mucho mejor.

Empresas multinacionales como Syngenta, la Asociación Argentina de Productores de Trigo (Aaprotrigo) y acopiadores como Molinos Alea están promoviendo los trigos de alta calidad que son comprados mayoritariamente por los molinos de Brasil.

Mayores costos

"Producir trigo en el Brasil cuesta unos 120 dólares, casi el doble que en la Argentina. Así y todo son de baja calidad, con escasa condición panadera. Por eso estamos dispuestos a pagar un premio por trigo argentino de alta calidad. Esto no quita que también demandemos cereal de baja calidad", agregó Csipai.

Los suelos brasileños necesitan mayoritariamente corrección de la acidez y eso es caro. Además, las grandes distancias siempre encarecen la producción de granos.

"Conviene recordar que los productores argentinos tienen que pagar desde 40 hasta 50 dólares por tonelada desde sus lugares de producción hasta los molinos de mi país que mayormente están en los estados de Río Grande do Sul y Paraná", agregó.

En tanto, Gustavo Delgado, de la Cámara Arbitral de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, señaló la sorpresa que causó en el circuito comercial que los informes estimaran para la próxima campaña triguera para la Argentina 11,7 millones de toneladas, aunque estimaciones privadas argentinas hablan de 12, 5 millones. "Se estima que los brasileños tienen un stock de 1,240 millones de toneladas de trigo, una producción de 4,773 e importarán cerca de 5,133 millones de toneladas."

Según estimaciones de Bunge, Brasil compra cada año unas 200.000 toneladas de trigo de alta calidad y el 70% de ese volumen es adquirido por la mencionada firma. Representantes de esta empresa, Molinos Nordeste, Molino Agraria y Serra Morena dejaron entrever que prefieren que la segregación por calidad de los trigos argentinos se realice en nuestro país y no en Brasil.

"Por e

Temas en esta nota