El Central evitó que el dólar bajara.

Compró US$ 31,5 millones y mostró su conformidad con la actual cotización; sólo por eso, el billete se mantuvo ayer a $ 2,99.

15deOctubrede2005a las08:13

Salió a sostenerlo cuando se negociaba a $ 2,974 para grandes operaciones y en baja
Igualmente, el mayorista cedió 1,4 centavos, pero el valor minorista no lo reflejó.

Como para que no queden dudas de que el Gobierno se siente cómodo con el precio del dólar cercano a los 3 pesos, el Banco Central (BCRA) volvió a intervenir ayer en la plaza cambiaria -tras un solo día de abstención- para evitar que la cotización (que anteayer había llegado a $ 2,99, el mayor valor en el año) descienda.

De esta forma, hizo caso omiso de las advertencias de quienes ven un gran riesgo en impulsar el valor de la divisa en momentos de sensibilidad inflacionaria.

La entidad que dirige Martín Redrado se alzó con US$ 31,5 millones al término del día (lleva así 483,2 millones en el mes), como resultado de las compras que comenzó a realizar cuando el precio mayorista del billete (había quedado anteayer en $ 2,985) amenazaba con perforar los $ 2,97 arrastrado por masivas órdenes de venta. "Comenzó a intervenir cuando el precio descendió hasta 2,975 y exhibía una inclinación descendente más marcada", expresó Pablo Solís, del Banco Banex. "Después se mantuvo activo durante el resto del día", agregó.

En ese segmento, durante el día se negoció con marcada volatilidad y picos máximos de $ 2,985 y mínimos de 2,969 por unidad. El contexto estuvo signado por un mayor volumen de negocios, producto de la reaparición de una corriente de vendedores que en las últimas jornadas se habían mostrado reacios a liquidar sus dólares, hasta tener algo más en claro hasta dónde podía llegar la suba.

"Pero ni bien notaron que el Central se había mantenido al margen del mercado, muchos se apresuraron a vender para no correr el riesgo de terminar recibiendo menos pesos por sus dólares con el correr de las horas", manifestó un operador de la City.

Al final del día, el balance mostró una fuerte baja de 1,4 centavos en el precio del dólar mayorista (cayó a $ 2,971, con lo que subió 3,4 centavos en la semana y acumula un alza de 6,1 centavos desde comienzos de mes) que no se trasladó a la plaza minorista, donde las pizarras permanecieron inmutables en $ 2,99 el tipo vendedor (con ganancia de cinco centavos respecto del viernes anterior y de siete en lo que va del mes), aunque al final del día en varias agencias lo ofrecían a $ 2,985.

Sin embargo, los cambistas consideran que, de permanecer la tendencia a la baja en el precio mayorista, el minorista terminará reflejándola en breve. La fuerte corrección alcista del dólar registrada en las últimas jornadas, que lo llevó anteayer a rozar los $ 3 y lo colocó en el nivel más alto del año, se atribuye a las sostenidas ventas de bonos y acciones, un fenómeno en directa relación con el mayor rendimiento que empezaron a ofrecer las tasas de interés en Estados Unidos, medidas por el rendimiento de los bonos del Tesoro. "Tiene que ver con el regreso a su país de origen de las divisas que llegaron del exterior tentadas por los retornos de los bonos en el mercado local", dijo otro operador.

La corrección que realizó el mercado fue aprovechada por el BCRA para impulsar el valor del billete al precio que el Gobierno considera más adecuado para mantener en orden los números fiscales (por el aporte de las retenciones) y tratar de asegurar la competitividad de la producción local, aunque sin entender a veces que no sólo depende del tipo de cambio.

De hecho, cuando el repunte se inició -como contracara de la fuerte salida de capitales sufrida por todas las plazas emergentes- el Central salió a darle mayor impulso, al concretar compras superiores a los US$ 90 millones diarios. Y ayer, cuando el proceso mostró síntomas de agotamiento, trató de sostenerlo realizando la mayor c

Temas en esta nota