Rechazan pedido para que sigan revaluando yuan.

El ministro chino de Finanzas, Jin Renqing, rechazó ayer los pedidos de EE.UU. de una revaluación del yuan y consideró imposible usar la moneda china para solucionar los desequilibrios comerciales «de ciertos países»

Por
15deOctubrede2005a las08:52

Pekín (EFE) - El ministro chino de Finanzas, Jin Renqing, rechazó ayer los pedidos de EE.UU. de una revaluación del yuan y consideró imposible usar la moneda china para solucionar los desequilibrios comerciales «de ciertos países». «Utilizar la revaluación del yuan para resolver los desequilibrios globales, especialmente los de ciertos países, es imposible y también innecesario», declaró Jin Reqing, en una rueda de prensa con motivo de la reunión del G-20 en Hebei el próximo fin de semana.

El ministro señaló que Pekín seguirá avanzando en su proceso de liberalizar el yuan, pero lo hará «paso a paso». «No aceptaremos instrucciones de otra gente», informó el rotativo «China Daily» en su edición electrónica.

Reiteró Jin el compromiso del gobierno chino con «una economía de mercado», en la que las fuerzas de la oferta y la demanda jueguen un papel más importante en la fijación del tipo de cambio.

Agregó, sin embargo, que «las decisiones no pueden basarseen el déficit comercial de ciertos países, sino en el conjunto del comercio con el resto del mundo».

De este modo, respondió Jin a las cada vez más sonoras críticas desde Estados Unidos, país que el año pasado alcanzó un déficit récord histórico de u$s 162.000 millones con China.

Considera Washington que Pekín mantiene infravalorada su moneda artificialmente para abaratar sus productos en el extranjero y lograr así un enorme superávit comercial con EE.UU. y la UE, aunque en realidad China sufre también déficit con América latina y Asia.

Ayer mismo, el secretario del Tesoro estadounidense, John Snow, pidió a las autoridades chinas que aceleren la apertura de sus mercados de capitales y mayor flexibilidad en el tipo de cambio del yuan, durante la primera escala de su viaje por China, en Shanghai.

Calificó, sin embargo, Snow de «positivos» los pasos dados por Pekín en los últimos meses, cuando desvinculó el yuan de la paridad dólar para fijarlo a una cesta de monedas entre las que estarían también el euro y el yen japonés.

Gran parte del capital que China acumula por su superávit comercial retorna a EE.UU. en forma de bonos del Tesoro estadounidense que adquieren las autoridades chinas. 

Temas en esta nota