Con el ahorro fiscal de septiembre ya se superó la meta para todo el año

El mes pasado el superávit fue del $ 1617 millones; algunos analistas piden moderar el gasto

21deOctubrede2005a las08:19

El Gobierno logró un buen resultado fiscal en septiembre, con un superávit primario (ingresos menos gastos, antes del pago de la deuda) de $ 1617 millones. Con esta cifra el acumulado en los primeros 9 meses del año ya suma $ 16.886 millones, lo que permitió superar la meta prevista en el presupuesto para todo el año, de $ 14.300 millones. Los analistas esperan que el gasto público se desacelere después de las elecciones para evitar mayores presiones inflacionarias, lo que permitiría obtener un resultado aun mayor.

A este ritmo, también parece asegurado superar la meta de superávit pauta con el Fondo Monetario Internacional, del 3,2% del PBI, equivalente a $ 18.000 millones.

El resultado del mes pasado se obtuvo a partir de ingresos por un total de $ 12.235,7 millones y gastos por 10.618,7 millones. El superávit sobrepasó en 231 millones el ahorro del mismo mes de 2004, aunque se ubicó 228 millones por debajo del obtenido en agosto pasado, cuando llegó a 1845,5 millones. Además, estuvo en línea con la previsión de los analistas privados consultados por el Banco Central, que esperaban 1615 millones en septiembre.

En tanto, el ahorro financiero -que incluye el pago de deuda- fue de $ 910 millones, frente a 1051,6 millones del mismo mes del año pasado.

El buen resultado fiscal permite consolidar las estimaciones privadas, según el relevamiento efectuado por el Central, de que se llegará a fin de año con un superávit fiscal cercano a $ 19.000 millones.

El Ministerio de Economía también prevé buenos resultados este mes y el próximo, aunque admite que en diciembre se registraría una caída, como ocurrió en ejercicios anteriores.

Tal como adelantó LA NACION, el Palacio de Hacienda tiene cubiertas las necesidades financieras hasta diciembre, cuando se debe pagar deuda por US$ 2211 millones.

En ese contexto, analistas privados consultados por LA NACION destacaron el superávit conseguido el mes pasado -sobre todo por su cercanía con los comicios-, aunque alertaron sobre la necesidad de apelar a una estrategia fiscal anticíclica para los próximos meses, que permita mantener un holgado colchón en el Tesoro.

Optimismo y cautela

Luciano Laspina, de Macrovisión, dijo que "fue un buen resultado, considerando que estamos analizando el penúltimo mes de campaña. Existe cierto crecimiento en el gasto salarial, pero en el gasto total hay una desaceleración: en agosto crecía al 31% y en septiembre subió el 25%, con una recaudación que no fue mala para nada", opinó.

En el mismo tono, Juan Massot, de la Universidad del Salvador, consideró que "la evolución del superávit es satisfactoria y el resultado anual será elevado, aunque en términos de política económica quizá se podría haber hecho un esfuerzo mayor". Este esfuerzo adicional hubiera permitido que "la política de demanda agregada fuera más contractiva, para evitar tanta presión inflacionaria".

"Muchos analistas creen que se llegará a un superávit de $ 19.000 millones este año, pero eso no es sencillo porque diciembre suele ser complicado y hay aumentos de gastos que no pueden bajar, como las remuneraciones y la obra pública que se está por ejecutar", agregó Massot.

Por su parte, el consultor Rogelio Frigerio opinó que "el resultado de septiembre fue muy bueno, incluso mejor que el del mismo mes del año pasado y muy destacable porque se registró a pocas semanas de las elecciones legislativas".

Sin embargo, Frigerio aclaró que después de los comicios "habrá que redoblar el cuidado sobre el plano fiscal para mantener la competitividad económica, con un dólar alto y al mismo tiempo la inflación bajo control".

"A pesar de estos números positivos inéditos, hay una política procíclica en la que el gasto crece má

Temas en esta nota