EE.UU. llevó la tasa a 4% sin alterar los mercados.

Duodécima suba en 16 meses.

Por
02deNoviembrede2005a las08:12

Se mantuvo el nuevo equilibrio entre las tasas cortas y largas de los bonos del Tesoro estadounidense, que ayuda a los mercados emergentes.

Prevén más alzas.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, según sus siglas en inglés) aumentó ayer la tasa de interés de referencia para esa plaza por duodécima vez consecutiva en un cuarto de punto, colocándola en un 4 por ciento anual, su mayor nivel desde mayo de 2001.

La decisión está vinculada con la puesta en marcha de una política monetaria más contractiva, en el marco del ajuste gradual que el organismo procura que realice esa economía para neutralizar la amenaza de la inflación y mantener una senda de crecimiento.

A diferencia de las experiencias más recientes -1994/95 y 99/2000 (ver infografía)-, la Fed ejecuta el ciclo actual de forma paulatina y más extendida, lo que permitió que las expectativas de los mercados se vayan acomodando a las subas previstas y reaccionando en consecuencia.

Esto a su vez se refleja en la reacción que han mostrado, caracterizada por un aplanamiento en la curva de las tasas de interés implícitas vigentes en Estados Unidos (y medibles por el rendimiento de sus bonos), que continuó en septiembre hasta hacer que la diferencia entre la tasa de dos años y la de 10 años alcance un mínimo de 17 puntos básicos (4,16% v. 4,33% promedio). Ese equilibrio se mantuvo por dos años y amenazó con romperse en las últimas semanas, cuando la tasa a 10 años superó un 4,50% y desató una ola de ventas de activos emergentes.

Sin embargo, ayer esos rendimientos quedaron a 4,42 y 4,58%, respectivamente, lo que estaría indicando un nuevo equilibrio de mercado tras el reacomodamiento. Seguramente por esta razón la noticia de la suba no alteró ayer los mercados, ni siquiera los de países emergentes, habitualmente afectados cada vez que EE.UU. decide pagar un poco más por el dinero.

Es que el alza había sido descontada por la mayoría de los analistas que -incluso- ya manejan previsiones de una tasa de 4,5 o 4,75% para la primera mitad de 2006. De hecho, por ejemplo, las acciones en Buenos Aires registraron una leve suba (0,78%, según el Merval) y los bonos cerraron con alzas y bajas, repitiendo el comportamiento del resto de los emergentes, como Brasil y México.

El comunicado que difundió la Reserva Federal, en el que alertó que continuará el endurecimiento de la política monetaria, ayudó a la calma reacción de los mercados. "Las palabras clave son «expansión», lo que sugiere que las tasas de interés están más bajas que neutras, y «mesurado», lo que sugiere más alzas de 25 puntos básicos", dijo Richard Dekaser, economista jefe de National City Corp.

La suba tiene escasa incidencia en la Argentina, que tras la reestructuración de su deuda ató buena parte de su pasivo en moneda extranjera a tasa fija. El economista de la consultora Exante Aldo Abram opinó que eso hace que el incremento "prácticamente no tenga repercusión en la economía argentina". "Si la Fed continúa con las subas graduales, el panorama para la Argentina será menos favorable que antes, pero seguirá siendo favorable en términos generales", explicó.

Temas en esta nota