Luego de las lluvias, arrancó a pleno la siembra de la soja.

Hasta la semana pasada sólo se había sembrado el 2 por ciento de la superficie prevista...

Por
03deNoviembrede2005a las07:59

Pero el agua que cayó desde el viernes último permitió acelerar los trabajos.

Quien haya transitado ayer la ruta nacional 7, hacia el oeste, habrá visto infinidad de sembradoras trabajando bajo un sol intenso. Lo mismo le habrá sucedido a quien recorrió la 8, hacia el norte, o cualquier otra de la región central argentina. El motivo de ese despliegue es claro: por estos días comenzó a pleno la siembra de soja.

Hasta el fin de semana pasado, la implantación del principal cultivo de la Argentina sólo había avanzado hasta un 2% del área prevista, según el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. En total, se calcula que se sembrarán 15,6 millones de hectáreas con soja en el país.

Pero, como comentaban ayer varios productores y técnicos en Chacabuco, en el corazón agrícola argentino, las lluvias que cayeron a partir del viernes pasado permitieron que muchas zonas alcanzaran la humedad necesaria como para apretar el acelerador y largarse a sembrar.

Clarín pudo comprobar en varios campos de la zona que sembradoras, tractores y tolvas trabajan a pleno. Y lo mismo sucede en otros enclaves estratégicos para la producción de granos, como Pergamino, por ejemplo.

El productor y asesor pergaminense Marcelo Arriola fue claro al contar a este cronista lo que estaba pasando: "Esta semana los muchachos se largaron a pleno. Están todos a fondo", afirmó cuando se le preguntó si las lluvias habían hecho despegar la campaña sojera.

Con matices, porque el agua que cayó no fue igual en todos lados, el panorama se repite en la región central del país. Así, arranca el mes en el que se concentra la siembra de la mayor parte de las hectáreas del cultivo.

Habitualmente, casi la totalidad de la soja se implanta en unos 60 días, aproximadamente desde mediados de octubre. Podría decirse que en esta campaña se sembrarán cerca de 260.000 hectáreas promedio cada día. Pero, como buena parte se concentra en noviembre, no son pocos los que calculan que ahora se pueden estar sembrando medio millón de hectáreas en 24 horas.

Si el cálculo fuera cierto (productores y técnicos con muchos kilómetros recorridos aseguran que lo es), podría decirse que, como en promedio se cosechan en la zona unos 3.000 kilos por hectárea, se está implantando cada día lo que se convertirá en 1,5 millón de toneladas de soja.

A los valores que hoy tiene el poroto de la nueva cosecha, 164 dólares por tonelada, significan 246 millones de dólares diarios.

Más allá de la precisión de esos números, sin dudas sirven como referencia. Ahora, habrá que ver cómo sigue el clima para comprobar si los pronósticos de área sembrada y producción se cumplen, suben o bajan.

Varias fuentes, entre ellas el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, calculan que la cosecha de soja superará por primera vez las 40 millones de toneladas. Pero, si se implantan las 15,6 millones de hectáreas previstas en todo el país y se obtienen rendimientos normales (el promedio nacional está en torno a los 2.700 kilos por hectárea), esa cifra podría trepar a más de 42 millones de toneladas.

Sea cual fuere, si el tiempo acompaña, será mayor a la de la última campaña, que fue récord y llegó a poco más de 38 millones de toneladas.

Temas en esta nota