Brasil propone relanzar el Mercosur

Marco Aurelio García advirtió que es necesario "ir más allá de la retórica" con el actual proceso de integración regional

08deNoviembrede2005a las08:54

Admitió que falta "institucionalización"

Anticipó que debería encaminarse a un esquema similar al de la Unión Europea

Negó divergencias con la Argentina

"Ya se lo dije al presidente Lula: con el Mercosur, estamos necesitando ir más allá de la retórica. Se están haciendo cosas, pero hay que pasar una peineta para ver qué es lo que está faltando y acelerar nuestro proceso de integración."

El historiador Marco Aurelio García es algo más que el secretario de Asuntos Internacionales de la presidencia de Brasil. Es también un confidente e interlocutor constante del presidente Luiz Inacio Lula da Silva desde hace más de dos décadas. Por eso, si ayer García le contó a LA NACION sobre su diálogo con Lula al respecto del Mercosur, es porque la apatía que reina dentro del bloque se volvió asunto de preocupación en la alta cúpula del gobierno brasileño.

No es una mera coincidencia que esa percepción surja dos días después del tenso encuentro de Mar del Plata y un día después de la cálida recepción del anfitrión Lula al invitado George W. Bush.

"Estamos necesitando una institucionalización mayor del Mercosur, tener estructuras más sólidas", dijo García, sobre un tema que avanza hace años muy lentamente dentro del bloque. Para el asesor de Lula, ya no hay mucho más tiempo que perder: "Es necesario comenzar a trabajar más con un modelo similar al de la Unión Europea".

Uruguay y Paraguay se quejan constantemente de que el "socio gigante" no los ayuda como podría; el gobierno Kirchner se molesta con los gestos políticos "moderados" de Lula y con la apuesta brasileña a la Comunidad Sudamericana de Naciones, que relega a la Argentina al papel de un socio más del "líder" brasileño en un esquema de integración mayor.

Por último, la explícita demostración de una alianza estratégica, hecha por Bush y Lula el domingo, despierta resquemores de que el Mercosur sea un actor secundario. "El Mercosur no es todavía un organismo supranacional como para generar ese tipo de comentarios", advirtió García, con sutileza.

Pero es por todos estos factores de incomodidad que ahora Brasil apuesta a fortalecer el Mercosur. Según García, aunque es a Uruguay, por ejercer la presidencia pro tempore del Mercosur, al que le corresponderá lanzar las iniciativas en el encuentro de diciembre, Brasil ya trabaja para que antes de fin de año se haga algo parecido a un "relanzamiento", más allá de lo gastada que esté la expresión dentro de la jerga del bloque.

Sin adjetivos

"¿El Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) está sepultada?", le preguntó LA NACION a García. "Los adjetivos poco importan", esquivó el funcionario para evitar desautorizar al presidente venezolano, Hugo Chávez. "Lo que interesa es la cuestión sustantiva: hace mucho que defendemos la idea de que es necesario que los países ricos reduzcan los subsidios agrícolas y las barreras al comercio. No valía la pena hablar de fechas de lanzamiento, que es algo secundario."

Brasil, sin embargo, eligió su adversario. Antes mismo de que LA NACION le hiciera alguna referencia al tema, García dijo: "Los que radicalizaron sus posiciones fueron otros, que vinieron diciendo: «Hacemos el ALCA con o sin el Mercosur»". Un ataque directo al presidente mexicano, Vicente Fox, que propone una "solución instantánea".

"Es muy rara [la posición mexicana]. Por un lado, pide el ingreso en el Mercosur y después hace una propuesta como esa", manifestó García. Hace años que los cuerpos diplomáticos de Brasil y México tienen una relación como mínimo gélida. Más precisamente desde que el presidente Fernando Henrique Cardoso dejó en 2000 a México fuera del primer encuentro de países de América del Sur, definido así para crear un espacio

Temas en esta nota