El futuro, grano por grano. Especial de fyo.com para Clarín

En Agrotendencias, el seminario organizado por la Federación de Acopiadores, se analizó cómo evolucionarán los precios agrícolas...

19deNoviembrede2005a las08:23

En Agrotendencias, el seminario organizado por la Federación de Acopiadores, Gustavo López —de Agritrend— definió las perspectivas de corto y mediano plazo de las oleaginosas. Alentadora fue la observación respecto a que "la producción de Estados Unidos está definida, aunque todavía falta conocer el volumen de la oferta sudamericana".

En la hipótesis de máxima, la producción conjunta de los tres principales países (Estados Unidos, Brasil y Argentina) sería de casi 221 millones de toneladas, aunque podríamos hablar de hasta 10 millones menos si las cosas se complican en estas latitudes.

En lo local, destacó que la fuerte inversión en capacidad instalada de las empresas "incentivará la puja entre exportadores y fábricas", sirviendo para mantener sostenida la demanda interna de poroto durante el año próximo.

Sin dejar al girasol de lado, el analista explicó que la mayor oferta de la campaña 2005/06 también alimentará a las plantas procesadoras y que no habría motivo para que este producto sea la excepción del sostenimiento que están teniendo los aceites vegetales.

La coincidencia entre los panelistas fue generalizada respecto a la necesidad de tomar cobertura para la soja de la nueva campaña, porque tal como comentó Diego de La Puente, de Nóvitas, "el 72% del complejo soja se comercializa en el Hemisferio Sur y la dependencia de los precios internacionales es alta".

Si bien señalaron que los precios actuales son buenos, varios se animaron a arriesgar que habrá oportunidades en enero y febrero. "La campaña arrancará con reservas de humedad bajas" señaló Adolfo Shaw, de Zeni, por eso "las estrategias de cobertura deben ser dinámicas y flexibles". Minutos más tarde, Dante Romano, de Alabern, Fábrega y Cía., y Gonzalo Alvarado, de SSMB, se basarían en la misma idea para detallar sus recomendaciones. "Poner objetivos de precios y vender entre el 30 y 35% de la producción esperada durante el mercado climático", aconsejaba Alvarado, sin dejar de recordar que si los problemas son reales se debería aumentar la cobertura.

Cuando se les pidió que compartieran cuál sería el orden de venta, hubo coincidencia: primero se desprenderían del maíz, luego de la soja y por último el trigo.

Cuando llegó la hora de resumir las perspectivas de los cereales, Rubén Ciani, de la SAGPyA, fue el elegido. Sin intención de ocultar su optimismo, recordó que el balance mundial para la campaña 2005/06 es ajustado porque cae la producción, el consumo se mantiene estable y la relación stock— consumo se reduce. Además, la menor participación de los principales exportadores reducirá la competencia internacional.

Cuando se refirió al mercado local, señaló que "el saldo exportable de trigo será de fácil colocación y se valorizará la calidad". Los efectos de las heladas harían que la producción sea aproximadamente de 11,8 millones de toneladas (12,3 millones de toneladas como máximo). Descontando el consumo interno, quedarían para exportar entre 6 y 6,5 millones de toneladas.

Considerando los problemas de calidad que está teniendo Brasil, Ciani arriesgó que importará entre 4,5 y 5 millones de toneladas durante la campaña, lo que significa que el saldo para colocar en terceros países sería aproximadamente de 1,5 millones de toneladas.

Al analizar las posibilidades de comercialización, Néstor Niell, de Intagro, destacó que el precio actual del trigo nuevo es bueno ya que "los 110 dólares serían 140 dólares sin retenciones". Según el panelista, los precios estarán sostenidos durante algunos días más pero espera que caigan en cosecha marcando el piso.

Apoyando esta hipótesis, José Frogone, de Cortina y Beruatto, señaló que "se deberían tomar e

Temas en esta nota