Rescataron bonos por US$ 113,6 millones

El Gobierno devolvió favores a algunos de los inversores amigos al dedicar el 96% del rescate al bono que vendió hace sólo un mes

23deNoviembrede2005a las08:25

Lo hizo pese a que se trata de un título que sólo debía pagar en 10 años

Le quedan US$ 209 millones para destinar a nuevos rescates anticipados antes de fin de año

El Gobierno utilizó ayer la primera licitación para el rescate anticipado de títulos de la deuda (una operación a la que quedó obligado por el último canje) para devolver favores a los inversores amigos que hace poco menos de un mes aceptaron comprarle el Boden 2015, incluso pagando por él hasta US$ 5 dólares más de lo que hubiera correspondido, tomando como parámetro los valores a los que bonos similares cotizaban en el mercado entonces.

La conclusión surge de observar que el 96% de los US$ 98,81 millones que Economía destinó a la recompra (sobre un total posible de US$ 317,97 millones) lo dedicó al rescate del título en dólares que había emitido en la última semana de octubre (tras un fallido intento un mes antes) luego de asegurarse que los compradores (una larga lista que engrosaron los gobiernos de Venezuela y la provincia de Santa Cruz, la empresa que administra el seguro de depósitos bancarios y algunos fondos fiduciarios bajo administración del Banco Nación) aceptaran comprarlo a un precio inferior al que les hubieran pedido inversores voluntarios.

Pero además de reparar que el elegido para el rescate temprano fue un bono de reciente emisión, cuyo capital el Gobierno sólo debía pagar dentro de 10 años, ya que se trata de un título que amortiza íntegramente al vencimiento, con lo que el incentivo que podía tener para apresurar su recompra queda relativizado.

"El interés fue devolverles el favor a quienes se lo hicieron hace un mes, cuando el Tesoro consiguió recaudar US$ 562,7 millones a cambio de entregar los debutantes Boden 2015 por un valor nominal de US$ 631,6 millones", apuntó un operador que reclamó anonimato tras cotejar los datos que informó el Gobierno sobre la operación de ayer.

Otro dato que parece confirmar esta hipótesis (desde el Ministerio de Economía nadie quiso aclarar los motivos de la elección) es que el Gobierno privilegió la recompra de bonos en dólares, cuando en el mercado se considera que, tomando en cuenta la expectativa inflacionaria vigente, el mayor ahorro lo hubiera obtenido rescatando algunos de los títulos que circulan y ajustan su capital por CER, antes que apresurarse a tomar títulos en dólares que, de cumplirse las previsiones sobre la evolución futura del tipo de cambio que el propio Ministerio de Economía plasmó en sus trabajos, se harán más fáciles de pagar con el correr del tiempo.

La recompra fue por un total nominal de 113.609.240 dólares en dos bonos, por los que tuvo que pagar 98.810.196,54 dólares, detalló la Secretaría de Finanzas. El 4% que no se usó para rescatar el Boden 15 (el que se recompró a US$ 87,50 por cada 100, un precio inferior a los US$ 87,75 al que fue vendido) fue destinado a tomar US$ 5.032.600 en Boden 2012, una operación que se pactó a una paridad de US$ 79,50 por cada 100, similar a la que el mismo papel mostraba ayer en el mercado (cerró a US$ 79,40).

Lluvia de ofertas

Pero, a su vez, se rechazaron ofertas de venta de los inversores por un total nominal de US$ 851,9 millones, habida cuenta de que ingresaron propuestas por un total superior a los US$ 963,5 millones, un monto que triplicó la capacidad de compra por US$ 318 millones que había anunciado el Gobierno.

Buena parte de las ofertas de venta rechazadas correspondían a títulos en pesos indexados de próximo vencimiento (hubo más de US$ 260 millones en Boden 2007 y 2008), aunque sus tenedores, en la mayoría de los casos, pedían precios superiores a los vigentes en el mercado secundario. Esto es lógico, porque de otra manera buscarían venderlo en la plaza y no ir a una reco

Temas en esta nota