El dólar subió tres centavos y las acciones perdieron 4,48%

La divisa cerró en $ 3,02 con ventas del Central. Las bajas en los bonos fueron leves.

Por
29deNoviembrede2005a las08:15

Hasta el mediodía, el dólar se movía ayer en el mercado cambiario con una leve suba de un centavo, en una plaza pendiente de la resolución del conflicto entre el ministro Lavagna y el presidente Kirchner. Cuando después de las 12 se anunció el reemplazo de Lavagna por Felisa Miceli, las cotizaciones comenzaron a subir aceleradamente y pronto alcanzaron los 3 pesos, y enseguida los 3,01.

Pero al llegar a ese nivel se dio, con la misma celeridad, el proceso inverso. El freno a la escalada, según detectaron en el mercado, provino de fuertes ventas de dólares a futuro en el Rofex de Rosario, explica Fernando Izzo, de ABC. Los operadores atribuyen las ventas a una intervención del Banco Central, ya que los 92 millones de dólares operados a fines de noviembre superaban en mucho los niveles habituales. Las primeras ventas se hicieron a

$ 3,007 por dólar, pero para las últimas el precio ya había retrocedido a $ 2,993.

Es claro que el Gobierno no quiso que el dólar mostrara ayer subas importantes que sugirieran que la salida de Lavagna provocaba incertidumbre. Por eso una intervención en el Rofex era lo más conveniente a efectos de frenar una suba sin aparecer vendiendo dólares.

En la plaza minorista, sin embargo, el cierre quedó arriba de los $ 3. Las casas de cambio marcaron $ 3,02 para la venta, 3 centavos por encima del cierre del viernes. Pero la punta compradora no estaba —como es habitual— sólo 2 o 3 centavos más abajo, sino que la brecha llegaba hasta 5 centavos, lo que indicaba el temor de los operadores a comprar demasiado alto. El mercado cerró con expectativas de que el dólar podría bajar en las operaciones de hoy, afirmó Fernando Izzo.

También en la Bolsa todo transcurría con una moderada cautela hasta el mediodía. Cuando se conoció la noticia, las operaciones con acciones se detuvieron. "Los compradores desaparecieron", señaló Alejandro Pirillo, de MBA. Mientras la mayoría trataba de salir, la caída de los precios fue vertical. Luego se produjo cierta recuperación de las cotizaciones, pero con poca solidez. El Merval terminó perdiendo 4,48%. "No hubo pánico, pero la mayoría quiere ver qué rumbo se va a tomar", concluye Pirillo.

En el mercado de bonos, las bajas fueron mucho más moderaradas que las de las acciones. Las mayores pérdidas las sufrieron los títulos largos, como el Discount en pesos, que retrocedió 2,56%. Un bono corto como el Boden 2008 perdió sólo 0,63%, y el Boden 2012 en dólares hasta logró avanzar 0,37%. Se comentó que, tras el impacto inicial, ya antes del cierre del mercado había inversores volviendo a entrar.

Sabina Amboage.


Temas en esta nota