Kirchner, dispuesto a mantener el superávit y aumentar las reservas

Lo dijo ayer durante la inauguración de un laboratorio en Pilar, donde asistió junto con la designada ministra Felisa Miceli.

30deNoviembrede2005a las08:23

Lo dijo ayer durante la inauguración de un laboratorio en Pilar, donde asistió junto con la designada ministra Felisa Miceli. Habló de crecimiento con "orden macroeconómico" y sin "desequilibrios sociales".

En la inauguración de una planta de fabricación de vacunas, el presidente Néstor Kirchner hizo una enfática defensa de su programa económico: "Soñamos con seguir —dijo— este camino de un crecimiento con orden macroeconómico, pero que no esté asentado sobre desequilibrios sociales".

Además, el Presidente remarcó que "por eso es tan importante disminuir el desempleo, la pobreza, la exclusión", aunque para ello es necesario contar con "solidez fiscal, con superávit fiscal y con un paulatino crecimiento de nuestras reservas" de divisas.

Kirchner resumió así su catecismo económico el día después de haberle pedido la renuncia a Roberto Lavagna. Tenía a su lado a la designada ministra de Economía Felisa Miceli, quien viajó ayer por la tarde junto al Presidente hasta el parque industrial de Pilar para participar de la puesta en marcha de este nuevo laboratorio de Sanofi Pasteur. Lo acompañó además el ministro de Salud, Ginés González García.

Durante la mañana, Kirchner y Miceli estuvieron reunidos en la Casa Rosada en un encuentro previsto para repasar la lista de colaboradores que se sumarán al equipo económico que entrará en funciones mañana, luego de la jura de los nuevos ministros.

Por la noche, Kirchner y Miceli se reunieron con Pascual Mastellone —el mandamás de La Serenísima— un dato que muestra a la todavía presidenta del Banco Nación ya involucrada en su función de ministra.

Miceli acompañará hoy al Presidente a su cita en Iguazú, donde Kirchner se reunirá con su par brasileño Lula. Fuentes de Economía indicaron que la ministra anunciaría su equipo al regreso de ese viaje.

En su breve y cuidado discurso que leyó en su mayor parte, el Presidente instó a invertir en el país, al tiempo que insistió en que el crecimiento económico debe estar acompañado por la equidad social.

Argentina —señaló el Presidente— "debe tener razones importantes para que sea un buen lugar para invertir". Enseguida y mirando al embajador de Francia Francis Lott, que participó de la inauguración de la planta, le pidió que transmitiera al presidente de Francia Jacques Chirac su agradecimiento por la "importante inversión. Estas cosas alimentan nuestra pasión y nos comprometen a defender con más fuerza la recuperación económica y nuestro objetivo de lograr un crecimiento sostenido, con equidad", afirmó.

Este gesto se produce después de la dura embestida que Cristina Fernández de Kirchner tuvo contra Lott, unas horas después que el embajador francés calificó al Gobierno argentino como "sesenta y ochista" por la rebelión juvenil de mayo de 1968.

Kirchner se preocupó en saludar por intermedio del embajador a Chirac, con quien supo trabar una buena relación personal, aunque después afloraran dificultades por la decisión de la empresa Suez de irse del país y abandonar su participación mayoritaria en Aguas Argentinas.

En estos momentos, el ministro de Planificación Julio De Vido negocia una solución con Suez para que no se vaya del todo de Aguas Argentinas.

Un poco por esta situación y otro por la necesidad que tiene el país de capitales privados fue que Kirchner subrayó que en Argentina "se puede invertir, trabajar y ganar dinero decentemente".

La planta industrial del laboratorio Sanofi Pasteur representa una inversión de más de 60 millones de euros, dará empleo a más de 100 técnicos y profesionales. Esta empresa de capitales franceses se dedicará a la producción de dos vacunas pediátricas, combinadas con antígenos de

Temas en esta nota