El maíz local, fortalecido a pesar de todo - Flavia Rossi de fyo.com(*)

La demanda sobre los granos forrajeras se mantiene floja por el continuado avance de la gripe aviar en Asia y la expectativa de que el USDA vuelva a ajustar al alza sus estimaciones de stocks.

09deDiciembrede2005a las09:04

La demanda sobre los granos forrajeras se mantiene floja por el continuado avance de la gripe aviar en Asia y la expectativa de que el USDA vuelva a ajustar al alza sus estimaciones de stocks. Mientras tanto en Sudamérica, los cultivos siguen avanzando sin generar mayores preocupaciones. Con escasas novedades en el mercado durante los últimos días, fue el entrar y salir de los fondos especulativos lo que movió la plaza internacional.

Mercado local. La continuación de las bajas externas del maíz obligaron a que la mercadería disponible en estas latitudes también se ajustara para mantenerse competitivo. Las pizarras en el Up River pasaron de los U$S 79 promedio de julio a caer un dólar en agosto; quedaron en U$S 75 durante septiembre, U$S 74 en octubre y U$S 71 en noviembre. Esta semana las operaciones se hicieron a 71,2 dólares en la zona.

A pesar de la baja, los precios del maíz de la campaña 2004/05 están firmes, no sólo respetando el fortalecimiento típico de fin de año, sino que los valores locales están mostrando un premio respecto a Chicago levemente superior al promedio. Además, los precios que está pagando la exportación por el maíz disponible están por encima de lo que les permitiría su capacidad teórica de pago.

Esto tiene lógica en el hecho de que en el campo prácticamente no queda mercadería para abastecer la demanda de los exportadores y para los próximos días todavía se espera bastante movimiento en los puertos -principalmente en el Up River. Los embarques anunciados son mayormente con destino a Europa -Portugal- y Latinoamérica -Chile, Perú, Ecuador y Uruguay- aunque también se cargará maíz para llevar a Argelia y a Malasia.

Lo importante aquí es no perder la perspectiva. La exportación como sector está comprada en más de un millón y medio de toneladas y todavía hay que colocar en el exterior un volumen similar a ese. Es más, la competencia internacional y la flojedad que está mostrando la demanda mantiene acotada toda posibilidad de recuperación para el corto plazo.

Estos factores justifican la hipótesis de ir liquidando el saldo que se piensa vender en puertos a los niveles actuales de precios y no seguir comprados a la espera de recuperaciones importantes para el mediano plazo -que de no contar con el ingreso de los fondos durante el mercado climático, en el escenario actual tendrían baja probabilidad de ocurrencia.

Mirando hacia la nueva campaña se observa que a pesar de que hace ya más de un mes del último negocio externo declarado, la exportación todas las semanas compra algo para aumentar su cobertura (actualmente en 151%) y prepararse para el momento en que las operaciones se reactiven. Una señal del interés en generar volumen es el hecho de que los precios que están convalidando los compradores tanto en el físico de la Bolsa de Rosario como en el Mercado a Término de Buenos Aires están por encima de sus valores teóricos de pago.

Esta conducta permite que los precios de los futuros a cosecha resistan bastante bien las bajas internacionales. Precisamente, la diferencia vigente entre los futuros abril del MAT y la posición mayo de Chicago está arrojando un premio muy superior a la diferencia que se podría esperar para el momento de la recolección -utilizando con patrón lo sucedido los últimos años.

En síntesis, los precios que se pueden lograr hoy para la proporción que se decida entregar a puerto en esa época son buenos. Sin embargo, convendría prepararse para una eventual recuperación durante el período climático incluyendo en la cartera la compra de alguna opción.

Mirando más para adelante, la menor oferta local y el crecimiento en la demanda interna s

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota