Analistas ven con incertidumbre el escenario económico argentino

Sostienen que en el 2006 se recibirán menos inversiones y que el índice de precios del consumidor se mantendrá en dos dígitos.

Por
12deDiciembrede2005a las08:18

Sostienen que en el 2006 se recibirán menos inversiones y que el índice de precios del consumidor se mantendrá en dos dígitos. También pronostican que habrá una caída en el crecimiento del PBI

Mientras las proyecciones oficiales de inflación son de 9.5% los analistas privados ven que la escalada de precios podría mantenerse en dos dígitos como en el 2005. También pronostican menores inversiones.

En ese sentido, el economista Miguel Angel Broda afirmó que la Argentina encara hoy "un proceso de inflación contenida y creciente" y consignó que "lo que hace que la inflación sea un problema de extraordinaria seriedad para el 2006 es que el gobierno parece no entender su dinámica".

"La inflación no es el aumento del precio de la verdura, la carne o la leche: es un proceso sostenido de subas de precios como resultados de la interacción entre la demanda agregada, la oferta potencial y las expectativas", expresó en una entrevista publicada ayer por el matutino Clarín.

Broda aseguró que "el problema parece ser que el gobierno tiene un diagnóstico absolutamente diferente: la política antiinflacionaria se ha centrado en las consecuencias de la inflación y no en sus causas básicas".

Para el economista, "no existe en ninguna parte una tasa de inflación de doce o trece por ciento que sea estable por dos o tres años".

"Luego de un año electoral como el que termina -dijo-, el incremento del gasto se desacelerará y su composición se distribuirá más en aumentos de precios y menos en aumentos de cantidades".

Broda refirió que "la razón básica de esta disminución en el ritmo de la economía obedece a que la Argentina viene creciendo tres años seguidos al nueve por ciento y la capacidad ociosa agregada ha desaparecido prácticamente".

"Es un punto crucial porque la principal diferencia entre la economía de Lavagna y la de Miceli, es que la actual ministra (de Economía) asume en un momento donde se acabó la capacidad ociosa, y por lo tanto lo que era la mejor política económica hasta ahora, empujar el gasto agregado hasta alcanzar el pleno uso de los factores, puede no ser la mejor opción en adelante", sostuvo.

Por su lado, El ex presidente del Banco Central Javier González Fraga el mayor riesgo en el 2006 no es la escalada en los precios, sino la demora en algunas inversiones que podrían desacelerar la economía.

González Fraga afirmó que para enfrentar el problema de la inflación "parecería terrible aplicar los dos extremos de política: restricciones monetaristas o congelamiento de precios o salarios".

“El tipo de cambio nominal obviamente sí (es sostenible), el real va a ir apreciándose despacito. Pero la apreciación debe darse por la inflación y no por la caída del tipo de cambio nominal", expresó.

Según González Fraga, "la diferencia es sideral para un empresario: no es lo mismo tratar de evitar incrementos de costos que tener que bajar salarios nominales".

Temas en esta nota