La soja sin novedades busca ayuda en los otros mercados. - Flavia Rossi de fyo.com (*)

La semana comenzó con mucho optimismo, volviendo a pagarse $520 por la soja disponible en el Up River cuando los futuros en Chicago tocaron los 6 dólares por bushel (U$S 220) en la posición más cercana.

16deDiciembrede2005a las08:08

La semana comenzó con mucho optimismo, volviendo a pagarse $520 por la soja disponible en el Up River cuando los futuros en Chicago tocaron los 6 dólares por bushel (U$S 220) en la posición más cercana. Si bien el rally perdió fuerza sobre el final de la jornada y sólo las fábricas más necesitadas convalidaron ese precio, cuando el día siguiente el mercado externo volvió a subir los $520 fueron aceptados por todos los procesadores.

Las fábricas locales se mostraron muy activas para hacer negocios, generando tan sólo en el Up River 85.000 tm el lunes y 60.000 tm más el martes. Los precios superaron en muchos casos su capacidad teórica de pago, aunque la recuperación de los subproductos y la necesidad de generar volumen fue más fuerte. Sin embargo, los precios externos no se sostuvieron toda la semana; los negocios se hicieron a $515 con la corrección del miércoles y el jueves se ofrecían $510.

Con estos movimiento vale preguntar qué novedades aparecieron en la semana.

El viernes el USDA dio a conocer el Informe de Oferta y Demanda Mundial de diciembre. Lo más importante es que mantuvo estable la estimación de producción y el consumo de Estados Unidos, aunque recortó el potencial de exportaciones para la campaña (quedando en 27,8 mill. tm contra 30 del año anterior). Los stocks finales de ese país fueron elevados por encima del promedio que manejaba el mercado llevando el ratio stock / consumo a 14% -contra 8,6% del ciclo 2004/05 y 7% del promedio de 5 años anteriores. No se realizaron ajustes en las estimaciones de producción Sudamericana, en las importaciones de China y prácticamente no se recortaron las importaciones de harina.

Las ventas de poroto de Estados Unidos de esta semana no sorprendieron al mercado, siguiendo muy retrasadas. Si bien todavía se mantiene la incertidumbre por el efecto de la fiebre aviar, esta semana los operadores dejaron el tema de lado.

En cambio, se volvieron a mencionar los problemas de sequía en Argentina y la necesidad de más lluvias para arrancar bien el verano, mencionándose también el inicio del mercado climático sudamericano.

Sin embargo, difícilmente todos estos elementos por sí solos hubieran tenido la fuerza suficiente para subir el escalón. La ayuda vino desde los index funds. Con los precios de los granos retrasados en relación a los metales, estos inversores fueron reacomodando sus carteras previo a la última reunión del año de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El debate previo circulaba en torno a dos grandes posturas. Por un lado, algunos veían que el ciclo de endurecimiento de la política monetaria ya estaba terminando porque la economía estaría creciendo menos y el encarecimiento del crédito sería más nocivo que el control de los precios. Desde el otro lado, argumentaban que la economía seguía firme y que todavía se podían esperar más ajustes.
Finalmente, en la reunión del martes se decidió una nueva suba en la tasa de interés de referencia de 0,25 puntos, quedando en 4,25% (el mayor nivel desde abril 2001) confirmando la misma decisión del último año y medio.

Luego de llevar los precios del oro al récord histórico de 540 dólares, los inversores decidieron tomar ganancias. Previendo el resultado, el martes los precios retrocedieron, movimiento que se repitió miércoles y jueves quedando apenas por encima de los 500 dólares.

Los granos pudieron resistir la toma de ganancias del día martes, aunque la firmeza propia no fue suficiente, retrocediendo como se dijo miércoles y jueves. Reconociendo que los fundamentos actuales hacen que sea difícil sostener los rallies alcistas sin la ayuda extra de estos inv

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota