¿Está subvaluado el precio de la soja?

El índice CRB, que agrupa una canasta de materias primas, muestra fuertes variaciones en su tendencia.

19deDiciembrede2005a las08:25

El índice CRB, que agrupa una canasta de materias primas, muestra fuertes variaciones en su tendencia. Trigo, soja y maíz están incluidos en él. También azúcar y jugo de naranja.

La importante mejora registrada en los mercadosde energía y metales del mundo empujó las cotizaciones de los índices de materias primas a nuevos máximos, no vistos en varios años. Esta circunstancia ha vuelto a poner sobre el tapete el atraso relativo de los granos en relación con el índice CRB, instrumento que pondera una canasta de 17 diferentes materias primas que cotizan en los mercados de futuros de los EE.UU. Este índice ha registrado una mejora de casi 8% en lo que va de este mes, acumulando en un año algo más de 26%.

El creciente interés por parte de los inversores en este tipo de operatoria abre el debate acerca de analizar si los precios del trigo, la soja y el maíz se encuentran atrasados con respecto a los de los metales preciosos (como el oro, que esta semana registró los niveles de precios más altos de los últimos 25 años), el crudo y el cobre. También los futuros de gas natural en el New York Mercantile Exchange cotizaron esta semana en los niveles más altos de todos los tiempos, superando los u$s 15 por BTU.

Algunos analistas citan la importante mejora de las cotizaciones de la soja y sus subproductos en febrero de este año como una reacción de los fondos al atraso relativo de este producto con respecto a otros. En este sentido, pocos días atrás, Goldman Sachs sugirió en un informe que los precios del trigo y de la soja se encuentran subvaluados en estos niveles de precios. La misma apreciación tuvo con respecto a las cotizaciones actuales del mercado doméstico de carnes en los EE.UU.

Si bien el accionar de los fondos de materias primas fue ostensible en aquel momento, no resultó menos cierta la creciente sequía de Brasil que a la postre le significó una pérdida de 8 millones de toneladas en su producción, además de la caída de área que se proyectaba en los EE.UU., algo que luego se confirmó. Ninguno de estos importantes factores se encuentra hoy en el tapete, aunque aún restan un par de meses para proyectar el futuro productivo en esta región.

Tampoco parecería que en la próxima campaña norteamericana vayamos a asistir a una nueva declinación en el área que se dedicará a oleaginosas, sino todo lo contrario, a la luz del comportamiento actual del mercado de granos forrajeros. Los fundamentos de los mercados de granos lucen negativos. En soja y en maíz los EE.UU. lograron conquistar su segunda cosecha récord.

De todos modos, no deberíamosdescartar que en una suba generalizada de commodities los fondos intenten atrapar en la tendencia algunos productos que han quedado rezagados con respecto a otros, aunque este comportamiento no obedezca necesariamente a estrictas cuestiones de oferta y demanda.

Esta fue la situación del mercado esta semana, en la que algunos fondos detectaron que los cereales se habían atrasado relativamente con respecto a otras materias primas, además de los crecientes comentarios acerca del clima en nuestro país, que nuevamente se ha tornado seco y ha vuelto a ser noticia en las distintas agencias especializadas.

Resulta entonces innegable el fuerte poder de compra que se origina a partir de las compras programadas por los fondos de materias primas, que, por otra parte, y a partir del día 10 de este mes, cuentan con una ampliación de su poder de compra en el Chicago Board of Trade, que les permite acaparar mayor cantidad de posiciones «largas» de maíz, trigo, y soja y sus subproductos.

Lo que en todo caso hay que analizar es si los fundamentos del mercado no se impondrán en el largo plazo como el rector que dirima la tendencia de los precios de los granos. Para que esto ocurra, primero debere

Temas en esta nota