Los inversores se mostraron cautos y la Bolsa cerró en alza.

El Merval avanzó 0,3%, pero el volumen de negocios no superó los $ 315 millones...

24deDiciembrede2005a las04:10

Los inversores no lograron sobreponerse al mal humor que les provocó el anuncio del Gobierno de cancelar la totalidad de la deuda con el FMI.

La Bolsa tuvo un comportamiento indefinido durante la semana que pasó. El Merval cerró con una leve alza del 0,30% y finalizó el viernes en 1529,12 puntos. De esta manera, se pudieron revertir tres caídas consecutivas.

A pesar de la tranquilidad que se veía en la City, motivada más por la cercanía de la Navidad y fin de año que por factores políticos y económicos, algunos pocos inversores aprovecharon los bajos precios que ofrecían las ruedas para posicionarse en determinados papeles a la espera de un repunte que por ahora se hace esperar.

Ante la ausencia de inversores institucionales y extranjeros (aquellos que realmente pueden movilizar el mercado con dinero fresco), quienes aprovecharon el momento fueron aquellos que creen que a partir de la decisión del Ejecutivo de saldar la deuda con el FMI beneficiará a la Argentina. Por tal motivo, apuestan a que el mercado revalorice la noticia y ello genere un alza en las acciones.

Sin embargo, el bajo volumen que se operó -en las cinco ruedas apenas se transaron poco más de $ 315 millones, de los cuales $ 43,8 millones correspondieron a Cedears- es un indicador palpable de que para muchos la estrategia preferida en estos momentos es la de esperar y ver cómo se desarrollan los acontecimientos económicos en los próximos meses.

La mínima recuperación de la semana no fue tomada como el inicio de la recuperación del valor de las acciones. Incluso algunos no creen que se transforme en una tendencia. Para Gustavo Neffa, de Macro Securities Sociedad de Bolsa, "la suba intradiaria del jueves y viernes no da sustento para revertir la tendencia a la baja que el mercado tenía desde hacía casi un mes. Tocó un piso y rebotó, pero eso no representa un cambio de precios", sostuvo.

En su punto más bajo, el Merval se ubicó el martes en los 1489 puntos, perforando el piso de 1500 que trataba de defender tras haber caído desde los 1700 de principios de octubre. A partir de ahora la duda de los operadores estará centrada en si realmente aquél es el piso del índice que mide la evolución de las principales acciones cotizantes.

Además de la incertidumbre que se instaló entre los inversores tras la noticia del pago al FMI, que generó cierta reticencia a operar, las acciones se vieron perjudicadas durante la semana por el ejercicio de opciones, que si bien tuvieron vencimiento la anterior, fueron liberados el miércoles. Al trasponer esa valla, la Bolsa logró una suba de 1,67% el jueves y de 0,85% el viernes.

Algunos analistas prefieren buscar las claves del actual comportamiento de los papeles en un conjunto de situaciones que comenzaron con el alejamiento de Lavagna del Ministerio de Economía. "El mercado cambió el humor desde la salida de un ministro que había sido exitoso, sumado a lo del FMI. A partir de ahí el mercado accionario se convirtió en una plaza vendedora, ya que hasta octubre había tenido un año muy bueno", sostuvo Javier Salvucci, de Silver Clouds Advisors. A esto habría que sumar la presentación de los balances, que no conformaron a nadie por lo escuetas de las ganancias. Todo generó que diciembre cambiara radicalmente las expectativas que se habían generado.

Respecto de las próximas ruedas, la mayoría intuye un comportamiento similar al actual: bajos volúmenes de operaciones por la situación local y los feriados en los Estados Unidos y Japón. "Seguramente la semana próxima continúe de la misma manera que ésta. El mercado va a cerrar el año en torno a los 1550 puntos de Merval desde una visión muy optimista", adelantó Salvucci.

Títulos públicos

Por su parte, los bonos cerraron la semana con resu

Temas en esta nota

    Load More