La tensión política puede más y el mercado se adentra en zona de pánico

La incertidumbre copó la plaza bursátil y ni siquiera las acciones ligadas al precio del petróleo pudieron servir de refugio. Los bonos también tuvieron su castigo.

Por
16deJuliode2008a las07:46

Muchos se fueron temprano. Desde las 16 hs., sendas concentraciones –la del Gobierno y la del campo– le amarrocaron la posibilidad al mercado local de contar con el grueso de los operadores, que salieron disparados de sus oficinas para no perder las combi.

Ni falta hacía.

Desde las primeras horas, el humor estuvo claro. Perdón, el “mal humor” estuvo claro. Así que “saltearse” la última hora de operaciones no fue una decisión difícil. El cóctel de los imperecederos temores por la crisis financiera internacional reforzadas por las declaraciones de Ben Bernanke, la salud de la economía de EE.UU., pero sobre todo la crisis nerviosa declarada del mercado local derivada de un nuevo capítulo en la discusión entre Gobierno y campo, le dieron un nuevo empujoncito a los valores cotizantes. “Vimos mucha aversión a los activos locales y hoy ya no sólo se piensa en las retenciones, sino también en las cuentas públicas y en el incremento del gasto y la inflación”, señaló Santiago López Alfaro, de Delphos.

Lo dicho: el pesimismo se ha hecho carne y es seguro que no terminará una vez que el Senado discuta hoy las retenciones.

En la línea final, los niveles de precios ya son los de 2007. Hablamos de los 1.878 puntos del Merval y de la caída de 2,24%.

Pero pudo ser peor.

Es que esta vez no se salvó el sector petrolero. El precio del crudo tuvo un recorte cardinal de u$s 8 que convenció a los inversores y que hizo retroceder a los papeles del sector.

Ayer, los inversores se sintieron impulsados a vender otro poco de riesgo argentino. Acciones y bonos cayeron y hoy, la variable que se negocia es el tiempo. ¿Hasta cuándo dura la incertidumbre? ¿Cuándo hablamos de la inflación?

Doble comando

Circula por estas horas una doble condición para ser cauteloso: a las recomendaciones que bajan de las casas de bolsa y bancos de “wait and see” hay otra no menos sustancial que dice “cuidado con los precios baratos” (en español en el original). La segunda parte de esta advertencia es: “podrían seguir bajando”. En criollo-financiero, a esto se lo llama “trampa de valor” y los analistas ya han instalado el debate como si previeran más incertidumbre.

A priori, algunos señalan que todo depende del tiempo y la forma en la que finalmente se cierre el conflicto con el campo. Sin embargo, asumiendo la salida del conflicto, existe otra preocupación: inflación y tasas.

Los analistas han entrado en zona de pánico: esperan un incremento en el gasto público motorizado por medidas que tomaría el gobierno para volver a ganar en popularidad. Esto impactaría ¿aún más? en el costo del dinero. Entre las acciones que más subieron se ubicaron TGS, Galicia e YPF, mientras que las bajas fueron lideradas por Patagonia y Tenaris que perdieron 6%.

El que no se fue temprano fue Martín Redrado. En la jornada de ayer, el Banco Central se puso al volante del mercado de renta fija aunque no pudo torcer su destino bajista.

Desde la entidad señalaron que se hicieron compras por $ 80 millones, una gran parte en bonos Discount que, no obstante, perdió 1% y cerró en los $ 100,6 en el Mercado Abierto Electrónico. “Los bonos siguen sin poder recuperarse y seguramente continuarán de esta manera mientras no se encuentre una solución al grave enfrentamiento”, sostuvo el think tank de Portfolio Personal.


Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...