Carnes y lácteos, en el tobogán

En tres años, las ventas cayeron 45-50%; Brasil y Uruguay ganaron mercados.

18deJuliode2008a las07:14

La discusión por las retenciones a las exportaciones de soja no ha permitido que se mire con atención el decrecimiento en las ventas externas y la pérdida de participación en mercados internacionales de sectores en los que históricamente la Argentina fue un fuerte competidor.

Mientras que Brasil y Uruguay aumentan sus exportaciones de soja, carne y lácteos en los últimos tres años, las ventas exteriores de Argentina crecen en soja pero decaen fuertemente en carne y lácteos, advierte un informe de la consultora abeceb.com.

Las señales indican entonces, que el problema podría estar más allá de la "sojización", porque se puede crecer en este rubro y también en el resto de los agrícolas.

La exportación argentina de carnes viene cayendo ampliamente en los últimos tres años, pasando de un pico de 161.410 toneladas exportadas en los primeros cinco meses de 2005 a 81.590 entre enero y mayo de 2008.

En el caso de los lácteos la caída es más pronunciada. En forma interanual se pasó de un pico de tasas de crecimiento del 50 por ciento en 2004, año que empiezan a decrecer en forma ininterrumpida hasta pasar a ser negativas en 2007, y en lo que va de este año se desploman en más del 41 por ciento.

Si bien las exportaciones de carnes de los socios Brasil y Uruguay perdieron participación respecto de sus totales, muestran un crecimiento entre 2005 y 2008 entre un seis y un siete por ciento en toneladas, mientras que en la Argentina la caída es casi del 50 por ciento entre esos años.

Además, otro dato interesante resulta de mirar cómo hasta 2004 la producción mundial de carnes y lácteos creció, y la de Argentina en ese mismo año inició su caída en la participación de estos rubros, sobre todo en comparación con Brasil.

El conflicto instalado hace más de 100 días entre el Gobierno y el campo ha reducido el debate a las retenciones aplicadas a las exportaciones de soja. La mirada de las discusiones se concentra en el tema soja, sus aceites y harinas, y deja de lado las señales de alerta que dan las mediciones e índices de exportación de los productos ganaderos y otros productos agrícolas.

Señales de alerta. La pérdida de participación en las exportaciones de productos alimenticios por los que nuestro país se destacó como productor mundial, como los casos de la carne y los lácteos, podría ser un indicativo de que el problema va más allá de la "sojización".

Tomando las exportaciones de los principales productos agrícolas y ganaderos de los cinco primeros meses de cada año, en principio hay que mencionar que poseen en su conjunto una alta participación en las exportaciones totales, lo que se potencia cuando se observa la cantidad de toneladas exportadas.

Pero, observando la evolución en valores se aprecia que la soja, el maíz y el trigo han ganado participación entre los años 2003 y 2008, especialmente los dos primeros luego del año 2005 hasta la fecha.

Luego de los conocidos sucesos que afectaron a estos productos, especialmente a los granos, y con respecto de los pronunciados incrementos de los precios internacionales y el impulso que ha generado esa situación en el crecimiento del valor de las exportaciones, resulta oportuno analizar la participación en términos de toneladas, con la finalidad de aislar el efecto precio.

Para la selección realizada, la participación de las exportaciones en toneladas en los últimos cinco años creció un 10 por ciento, y los productos que más ganaron participación en valores mencionados anteriormente confirman esa ganancia cuando se observa dicha participación por toneladas para los casos de la soja y el trigo, incluso con más de 100 días de un conflicto que afectó directamente a sus exportaciones.

Por su parte, el maíz muestra un comportamiento volátil, y el

Temas en esta nota

    Cargando...