El batacazo de Cobos cayó bien en Wall Street, pero el país K sigue sin convencer

Analistas ven difícil que se produzca un cambio de fondo en la manera de hacer política. Incluso, de despejarse el tema del campo, el país tiene aún muchos problemas pendientes.

18deJuliode2008a las07:40

“Wall Street está contento porque piensa que ahora el Gobierno hará las cosas bien. Yo creo que es naif porque K va solo para el frente. Tiene que salir a buscar dinero en un contexto donde la rebelión fiscal ganó la batalla. ¿Cómo va a financiar la indexación de las jubilaciones o la extensión del seguro de desempleo? Hoy tenés incentivo a gastar para subir la imagen, y menos base impositiva. Y además desde el exterior nadie te presta nada. Me parece malo para el país (la culpa no la tiene Cobos sino K que puso todo en la línea de fuego) y es ingenuo pensar que el voto regenera la política”. El diagnóstico, que pertenece a un reconocido economista argentino que se desempeña en un banco de Wall Street, resume la sensación que dejó el batacazo de Julio Cobos en el Senado.

Consultados por El Cronista, diversos analistas desde Nueva York se mostraron cautos con lo que vendrá hacia adelante después de caerse el proyecto de las retenciones. Esperan definiciones por parte del Gobierno en torno a otros temas que espantan a los mercados como la inflación, la desaceleración económica y el estilo político de los Kirchner. Así y todo, ayer los bonos argentinos que cotizan en la plaza americana rebotaron hasta 1,5% (caso Discount y Par), mientras que el cupón PIB ganó 2%. Asimismo, el Credit Default Swap a 5 años retrocedió más del 3%, coronando un jornada de recuperación tras el fuerte castigo recibido.

¿Cómo sigue la película? Para Rafael de la Fuente, economista jefe para América latina de BNP Paribas, el tema es político. “Si esto genera un cambio en el Gobierno para que adopte políticas más ortodoxas será bueno. Pero si se aferra a las decisiones pasadas, continuará siendo negativo. Podría haber un ingreso mayor de dólares al país si se vuelve el impuesto a los niveles previos al 11 de marzo. Pero en general creo que lo que sucedió le abre la oportunidad al Gobierno para que adopte otra clase de medidas que reclama el mercado, y lleve a cabo políticas con más consenso”, sostuvo el especialista.

Pablo Morra, economista para América Latina en Goldman Sachs, indicó que “el rebote de los activos argentinos dice que fue tomado como algo positivo, pero no borra las preocupaciones que siguen con el país. Es temprano para decir si el estilo de Gobierno va a cambiar después de esto, nadie confía demasiado en que ocurra. Finalmente, descomprime la situación de conflicto pero nada más”. En la misma línea, Enrique Álvarez, jefe de renta fija en IDEAglobal, sostuvo que el mercado estará atento en los próximos días a lo que haga el Gobierno. “Puede ser un punto de inflexión si no adopta medidas de artificio cuando se discuta un nuevo proyecto. Creo que si no ocurre nada ‘reaccionario’, se quitará uno de los tantos temas que le afectó a la Argentina. Pero es difícil ver un cambio de fondo en términos políticos debido a la terquedad que mostró Cristina Fernández de Kirchner con el campo. Por eso, es difícil para el mercado pensar en una transformación, no creo que haya una reversión en las políticas”, dijo. Otro aspecto no menor es si la merma en la caja fiscal (el único argumento válido para tanto conflicto) complicará la situación económica. El economista de BNP Paribas dice que la pérdida de este impuesto en términos fiscales no es preocupante porque el Gobierno podría introducir alguna medida adicional. De todas formas, alertó sobre que “esto ocurre cuando el Gobierno está volcado a los subsidios y a hacerse cargo de Aerolíneas Argentinas, con lo cual tiene una real necesidad de caja”. Y Morra agregó que la desaceleración de la economía no sólo fue producto del conflicto con el agro

Temas en esta nota

    Cargando...