Despeja un poco: Wall Street le pone una ficha a bonos y acciones argentinas

Por fin una buena. Después de la suspensión de la resolución 125, en la city creen que se puede recuperar terreno. Acciones y bonos mostrarían un avance.

21deJuliode2008a las07:44

Sí, muy bien. Avance tres casilleros, por favor. Aquí tiene los dados. Tire de nuevo. Algo así, pero en clave bursátil, es el escenario que dibujan los analistas. Hay optimismo, sí. Pero de ninguna manera ese optimismo merece, por ahora, que se lo tenga en cuenta para otras cosas. Apenas tres casilleros.

Es que nadie canta victoria. Apenas unos vítores ahogados, el gesto tranquilizador para apostar por activos locales y tener la seguridad de que no se está entrando en una “trampa de valor” –parece barato, uno compra, y resulta que sigue cayendo–. Y sin embargo, a la hora de proyectar, parece que aún nadie puede darse el lujo de estirarse demasiado en los pronósticos. El mercado local, que en algún momento pareció “roto”, ahora “no se dobla”.

Por lo pronto, la mirada de los wallstreeters es, por primera vez en mucho tiempo, de satisfacción. Estamos ante una recuperación del mercado argentino que traía sus activos en niveles muy bajos”, dijo Alberto Bernal, director de investigaciones de Bulltick Capital Markets. Como él, Walter Molano director de BCP Securities se mostró entusiasmado con el desenlace que tuvo el recorrido de la resolución 125.“Es positivo, quizás el país comience a retomar el rumbo que había perdido”, le dijo a El Cronista.

Pero a la hora de analizar forma y fondo, una de las claves que aflora es el tiempo que le llevó al Gobierno local llegar a esta decisión. Aquí aparece imbricada una línea filosófica que, a coro, dice: “no hay que entregarse a la terquedad de las decisiones tomadas al pasar”. Y en la terquedad, ojo, no hay valor.

Para los hombres de la city, los que transitan la cotidianeidad de los sube-baja y se dedican a analizar pelos y señales, hay material para poner en jaque una postura positiva de largo aliento. Por eso, en esta parte de optimismo está enquistado el germen de la incertidumbre. “Ahora habrá que ver si el entusiasmo es o no sostenible en el tiempo, ya que la dinámica doméstica actual no deja demasiado margen”, dijo Bernal y agregó: “es poco probable que vayamos a ver un giro de las políticas económicas; a mi entender le pone techo a la recuperación”.

“Veremos qué sucede con temas pendientes como la cancelación de la deuda con el Club de París y los holdouts”, recordó, a su vez, Molano. “Además habrá que ver si hay un ajuste en las tarifas publicas”. Pero lápiz en mano, Molano esboza el piso: “Peor no se podía haber puesto. Argentina debería relajarse y gozar de este buen momento de los precios internacionales en los commodities”, agregó desde Nueva York.

Saldo negativo. Pero ahí, por poco. El Merval tuvo la última semana sus quince minutos de gloria cuando, el viernes y a mitad de la jornada revirtió su tendencia negativa luego del anuncio de la suspensión de la resolución 125, para cerrar con una suba de 0,72%. Sin embargo no alcanzó: terminó con un saldo de 0,7% de pérdida en la semana. No obstante hubo cambios: los papeles más castigados fueron los artífices de la recuperación y hasta los títulos públicos tuvieron una sustancial apreciación que, en el caso del Discount, llegó a 1,7%.

Juan Diedrichs, analista de Capital Markets Argentina, también es optimista. Señala a las compañías ligadas al ciclo económico local como las potenciales para condensar el entusiasmo. Pero critica la forma en la que se llegó a este momento. “El Gobierno no ha sabido capitalizar el error y convertir la crisis en una oportunidad”. Porque, parece, no hay demasiado tiempo. Es que esta semana se esperan que comiencen a llegar los balances. Y aquí la clave es cuál es el nivel de ganancia o pérdida que se descuenta. “Los balances miran el p

Temas en esta nota

    Cargando...