La sequía obliga a productores chaqueños a liquidar hacienda

También temen no poder sembrar girasol este año, situación que aumentaría la siembra de soja de segunda, que se inicia en enero. Está afectado el 90% de la provincia.

Por
23deJuliode2008a las07:32

Desde el viernes pasado, los productores chaqueños retomaron su actividad en los campos, según confirmó una fuente del ministerio de la Producción local. Sin embargo, la alegría por ver que el conflicto con el Gobierno se va destrabando lentamente, sigue opacada por la falta de lluvias, que afecta al 90% de la provincia y se concentra con mayor dureza en el centro y sur del Chaco.

La situación está afectando con más fuerza a los productores ganaderos de la provincia, que están buscando vender lo antes posible la hacienda que tienen terminada, porque no hay agua para darle a los animales. De hecho, el abastecimiento ya está en niveles preocupantes para la misma población.

“Hay productores del sur que se están desprendiendo de los animales porque las vertientes se secaron”, explicó a El Cronista el secretario de la Federación chaqueña de Sociedades Rurales (Fechasoru), Oscar Muchutti. Como ejemplo, mencionó a un productor del sur que en un mes y medio debió vender el 25% de su rodeo por no tener agua para darle.

Otro problema es la alimentación. Las lluvias, según el productor no vienen siendo generosas desde 2006. Y en abril perdieron toda regularidad, es decir que los productores ya cierran su cuarto mes en ascuas esperando que llueva en el campo.

Por eso, los reservorios de agua no se pudieron llenar para que los animales tuvieran reservas de agua, ni las pasturas de invierno vinieron buenas para que pudieran comer. “las pasturas están muy deterioradas” explicó Muchutti.La producción de alfalfa y melilotus (un verdeo de invierno muy usado) decayó con fuerza y por eso los productores están comprando alimento o echando mano a los propios fardos de sorgo que ellos mismos produjeron este año, que debieron cosechar anticipadamente por la sequía. Este grano que se cosecha a partir de mayo debió ser levantado anticipadamente y sólo se lo puede destinar a la alimentación animal.

Todo esto jaquea a una actividad en la que se está apostando en la región desde que se corrió esa frontera ganadera al norte del país, desplazada por la agricultura que se instaló en la zona más fértil del centro argentino.

La última vacunación del Senasa reflejó el crecimiento de esta apuesta. Mientras que en noviembre de 2007 la provincia contaba con 2,6 millones de cabezas de ganado, en abril se relevaron 2,9 millones. La actividad se extendió a toda la provincia, aunque en la región oeste los productores aprovechan las mejores lluvias del territorio para sembrar soja.

También la agricultura

La siembra de los granos gruesos, que se inicia en septiembre, también depende de que vuelvan las lluvias. En en centro y sur de la provincia, en ese mes los productores deben implantar girasol, pero no podrán hacerlo bajo estas condiciones.

Por eso, según Muchutti, podría perderse esta siembra -como ya se perdió la limitada siembra de trigo que se hace en la región- lo que daría más lugar a la soja de segunda, que podrá sembrarse en enero, con las lluvias de verano.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...