El mercado avanzó un casillero pero la city quiere cambios más radicales

Sintonía fina y algo más de paciencia. En la plaza bursátil, se hizo una lectura positiva de la salida del jefe de Gabinete, pero el avance estaría supeditado a que haya más cambios. Moreno, a la cabeza del top-five de especulaciones.

Por
24deJuliode2008a las07:46

¿Caminó alguna vez sobre cáscaras de huevo? Si hace la prueba, avise o al menos haga que su vecino (que lo filmó sin que usted lo advirtiera) cuelgue el videito de Internet. Si no se anima, puede darse una vueltita por la city porteña: hay inversores que se las están ingeniando para dar el delicado paso hacia delante sin “romper” la frágil corriente de optimismo que se hizo presente con la derogación de las retenciones móviles.

Pero claro: una cáscara de huevo no resiste demasiado peso. Ni tiempo. Y la legión de inversores que en estos días se arrimó a la city, parecen dispuestos a esperar.

Pero no mucho.

La renuncia del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, le dio algunos centímetros más de hilo a la promesa del cambio. Pero dicen en la city, todavía se esperan modificaciones más radicales (nada que ver con Cleto). Claro, en este combo “dame más”, el bonus track de dimisiones que se pide apunta a la trinidad De Vido-Moreno-Jaime. Nada que “una rueda de auxilio” pueda reemplazar.

En rigor, y como parte de la cautela que existe en la plaza, ayer los títulos públicos cerraron mixtos. Bonos largos insignia resultaron desconcertantes. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), el bono Discount en pesos cayó 0,7% ya que los inversores tomaron ganancias, mientras que el Par ganó 2%. Eso sí: la suba de los títulos en dólares permitió que cayera 1% el costo de financiar un default local a 637 pb.

“El mensaje que dio el mercado es de alivio pero con la salida de Fernández de ninguna manera hubo una percepción de cambio profundo”, dijo Antonio Cejuela, director de Puente Hnos. Según el ejecutivo, la primera lectura es que “hay un cambio en la forma de manejarse en la gestión, aunque ahora para ser creíble hay que cristalizar los cambios”.

Ayer, para los activos cuya suerte se encuentra atada exclusivamente a los altibajos locales –más “bajos” que “altis”–, hubo piedad, suspenso y hasta alguna apuesta. En especial, en aquellos que ante la menor variante política hacen punta en la reacción: hablamos de las acciones del sector financiero y de las empresas de servicios públicos.

En el saldo, pasar revista a la caída de 0,8% del Merval no fue representativo. Un 30% de la cartera sigue al precio del petróleo que ayer bajó más del 2% y cerró en los u$s 123. Tenaris, Petrobrás Brasil y Socotherm Americas lucieron pérdidas. Sí en cambio las acciones de Banco Hipotecario, Patagonia, Galicia y Macro llegaron a ganar más del 3%. Y para las utilities, Transportadora y Edenor relevaron a otras que habían ganado mucho.

“Se vieron muchos inversores locales comprando papeles aunque todavía existen algunas órdenes retrasadas de fondos de afuera que siguen vendiendo”, dijo Leonardo Chialva, de Delphos Investment.

Siempre en acciones, Francisco Prack, economista jefe de Grupo SBS se dedicó ayer a “separar la paja del trigo”. “Los bancos aportaron la señal positiva, las utilities esperan la confirmación de los aumentos y el petróleo esta vez restó”, señaló.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...