Clonación: la ganadería incorpora tecnología

El costo por el primer clon es de u$s 10.000. Los cabañeros de punta, que ya lograron los primeros clones, destacan los resultados logrados. Las asociaciones de criadores permitieron su uso aunque con restricciones para evitar la homogenización racial.

25deJuliode2008a las07:32

La incorporación de tecnología en el sector agropecuario fue una de las causas que permitió que en los últimos años la producción tuviera un fuerte crecimiento. Esto quedó de manifiesto en el sector agrícola donde cada año la cosecha de granos es mayor.

La incorporación de tecnología también se está dando en la ganadería. A la difusión de las técnicas de inseminación artificial se suma en los últimos años la posibilidad de clonar animales de pedigrí, técnica que en la Argentina es desarrollada por la firma Goyaike.

En los archivos genealógicos de la Sociedad Rural Argentina ya se registraron 150 vacunos de los cuales el 70% son hembras. Algunos de los principales cabañeros del país han clonado algunos de sus animales más destacados. Tal es el caso de la firma Werthein, que hace dos años clonó la vaca “Argentina”, de la que se obtuvieron cinco clones que ya están en producción y de los cuales se lograron 70 embriones.

La clonación no es para todos

El genetista asesor de la los Werthein, Carlos Ojea Rullán, señaló que “el clon sirve para preservar una genética superior” y aclaró que es útil recurrir sólo en algunos casos. Para el especialista, es conveniente utilizarla cuando se muere algún toro o vaca cuya genética es superior y se la quiere preservar, cuando el animal -consecuencia de algún accidente- deja de producir o cuando tiene una demanda de semen o embriones mayor a la que puede atender.

Los especialistas consultados recalcaron que la técnica sólo es conveniente usarla en ciertos casos ya que su masificación podría derivar en la difusión en exceso de una misma línea genética y anular la posibilidad de la diversificación que permite la mejora de una raza. Para evitar esa homogeneización racial, las diferentes asociaciones de criadores decidieron acotar la posibilidad de inscribir en los registros genealógicos de entre dos y cinco clones por animal originario o fundador.

Otro de los criadores de punta, Horacio Gutiérrez, propietario de la cabaña Las Marías contó que clonó toros y vacas de su rodeo de pedigrí que ya tienen 18 meses de edad. Uno de los animales destacados con los que experimentó esta técnica es el Toro Gran Campeón de Palermo 2004, que sigue en producción y del que se lograron tres clones a los que se les está extrayendo semen. “El resultado es fantástico, clonamos una vaca que hacía seis años que había fallecido y genéticamente sus clones son iguales al animal fundador”.

De las hembras clonadas, Gutiérrez obtuvo embriones que luego transplantaron a vacas receptoras y espera que nazcan a fin de año.

El costo de clonar

Gutiérrez contó que la clonación es un tratamiento costoso, complejo y que todavía está en una etapa de desarrollo. “Hay que mejorarla”, señaló, y explicó que son pocos los que llegan a nacer y que a veces sobre un intento de 18 reproducciones se obtienen entre uno y tres animales que en sus primeros meses de vida requieren de muchos cuidados para evitar el contagio de infecciones o enfermedades que lo pongan en riesgo.

Hay que tener en cuenta que por los grandes campeones de Palermo se llegó a pagar valores superiores a los $ 100 mil, con lo cual se podría lograr un animal genéticamente idéntico al originario a un costo de u$s 10 mil por el primer clon logrado y, si se obtuvieran más animales en el proceso, su costo es menor.

Goyaike es la empresa que desarrolló en nuestro país la técnica de la clonación de vacunos. Según explica en su página web, se trata de una técnica de reproducción asistida que garantiza el 100% de transmisión

Temas en esta nota

    Cargando...