Financieras y cadenas de retail prestan cada vez menos

La gente compró menos en los últimos meses. Pero además, las entidades no bancarias pusieron un freno al otorgamiento de préstamos, precupados por el avance de la mora.

Por
25deJuliode2008a las07:41

El conflicto entre el gobierno y el campo logró enfriar uno de los negocios más florecientes de los últimos años: el crédito al consumo. Especialmente, fueron las cadenas de retail y las entidades no bancarias quienes decidieron poner un freno a su actividad de financiación, preocupados por el crecimiento de la mora en sus carteras. Pero también en los bancos se desaceleró el otorgamiento de préstamos.

Al menos así lo indican los datos de la empresa Veraz, que elabora un índice para medir la “intención de crédito” a través de los pedidos de evaluación crediticia que recibe de parte de bancos, entidades financieras y grandes tiendas minoristas. Según ese indicador, los préstamos que otorgan las cadenas de retail y las financieras se redujeron un 8% en los últimos tres meses, y acumularon una pérdida del 4% en el primer semestre del año en relación al mismo período del 2007.

“El negocio está frenado, y eso no sólo obedece al comportamiento de los consumidores, sino también a una iniciativa de los prestamistas. Se ha visto un aumento de la mora, por lo que hemos decidido levantar el pie del acelerador a la hora de otorgar financiamiento al consumo”, indicaron desde una entidad financiera no bancaria.

De hecho, la mora en las carteras crediticias de las cadenas de electrodomésticos y las financieras se encuentra en torno al 11%, bastante por encima del 8% que se venía manejando en años anteriores. Incluso las principales agencias calificadoras de riesgo han salido a mostrar su preocupación por los incrementos en la morosidad: “los niveles de impago han ido creciendo firmemente”, dice Fitch Ratings en un estudio dado a conocer recientemente. “Creemos que las carteras seguirán deteriorándose este año, a medida que la erosión en los salarios reales, causada por la inflación, siga afectando la capacidad de pago de los consumidores”, agrega la agencia.

Este motivo, sumado a la sensación general de incertidumbre económica, llevó también a una caída abrupta en las ventas de las grandes tiendas. Para dar un ejemplo, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) indicó que junio fue el peor mes de los últimos seis años para los electrodomésticos. Las ventas de estos productos cayeron 14% frente a junio 2007, “afectados por la menor disponibilidad de crédito y la cautela de un público que prefiere esperar a que se despejen dudas antes de decidir una compra”, indica la entidad.

Mientras tanto, la financiación al consumo de parte de los bancos, que creció al 25% en abril y mayo, en junio avanzó menos, a un ritmo del 14%. “Las tasas de crecimiento muestran una tendencia a la moderación”, dice el estudio de Veraz. Para los analistas, las cadenas de retail sufren más que los bancos porque “se dedicaron a financiar a los sectores de ingresos medios y bajos, que son los primeros en sentir el efecto de la inflación en sus salarios”, indicaron desde un banco privado.

Por Clara Agustoni.

Temas en esta nota

    Cargando...