Se frustró el mercado por la impresión de que Cristina no hará más cambios

Guillermo Moreno es el “driver“ que todo mercado de renta fija deseó alguna vez. Su sola renuncia, dicen en la city, le daría vuelo a la deuda local y mejoraría el clima de desconfianza. Inversores prefirieron tomar ganancias. Por las dudas.

Por
25deJuliode2008a las07:42

El que promete demasiado y el que espera demasiado. Ambos, según la sabiduría de la calle, están destinados a perder.

Ya sin ánimos apocalípticos –eso se lo dejamos a los economistas y al jurado de “Bailando por un sueño”– para los inversores locales las promesas que se dejaron trascender desde el Gobierno y que habían impulsado la recuperación de los activos locales, perdieron algo de credibilidad. Tanto el rumor del ajuste de tarifas de luz y gas, como también la regularización del Indec han quedado algo viejos.

De hecho hay quienes dicen en las angostas callecitas de la city porteña, que “se promete según esperanzas y se cumplen según temores”. Y en el mercado local, ayer volvieron los cargamentos de cautela, que en su versión andante ma non troppo, se le parece bastante a la pesadumbre.

Ergo no hubo confirmaciones desde el atril presidencial aunque sí hubo la jura del nuevo jefe de Gabinete Sergio Massa y besos y abrazos a los que, atención, faltó Guillermo Moreno.

De todas formas, la segunda lectura de los que manejan millones en la city no fue tan buena como la primera. Acciones y bonos perdieron terreno en un día donde, para deleite de los adscriptos a la Ley de Murphy, se importaron malas noticias de la economía de Estados Unidos. “Creo que el mercado está esperando un cambio de políticas que permitan vislumbrar un panorama más claro hacia delante. Pero eso, por ahora, no está”, dijo Mariano Tavelli, titular de Tavelli & Cía. Según el operador, aún se aguarda para “ver si se profundizan algunas modificaciones o no”.

En el mapa local no hubo suerte. Para los títulos públicos, la sentencia llegó después de 4 jornadas de empuje solidario a fuerza de especulaciones. “Aún persiste la idea que es mejor tenerlo a Moreno fuera del Gobierno”, dijo un analista.

“Se supone que un cambio de funcionarios en el Gabinete debería incluir a Guillermo Moreno como también una modificación de las políticas que él implementó y que todos rechazamos”, señaló otro tradicional operador de la city.

El Discount en pesos se desplomó 2,3%, el Bogar 18 un 1,84% y el PR13 otro 3%.

“La caída de los bonos se dio en parte por el desplome de Wall Street, y también porque en el plano local los cambios en el plano político no son lo que el mercado estaba esperando”, señalaron en Portfolio Personal.

Todo mal salvo Pampa

Para las acciones ligadas al precio del petróleo, la recomposición del 2% en el precio hasta los u$s 125 por barril no alcanzó a tapar la desilusión en la caída ya del 15% desde los valores récord. Los papeles que tradicionalmente siguen el precio como Socotherm Americas y Tenaris sufrieron de nuevo recortes de hasta el 5%. Esto hizo que el Merval retrocediera 2%.

En ese mapa, para las compañías de servicios públicos hubo juicios dispares. Se demora la confirmación del ajuste tarifario y ya se oyen voces que, parafraseando al gran Alan Greenspan, lo estiman “posible aunque no probable” en el corto plazo. Uno de ellos es Emilio Dojas, de Invertir OnLine: “se tomaron ganancias en las utilities porque da la impresión que el ajuste se demora”.

Las energéticas Edenor y Pampa subieron 2% y 1,8% respectivamente pero TGSU cayó 5%.

A los bancos los tapó la volatilidad y perdieron hasta 4,5%. A pesar de que la tasa Badlar bajó hasta 12,5%, la caída de los bonos les dio un motivo más a los inversores para tomar las ganancias. Claro, a las promesas se las lleva el viento.

 

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...