Queja de Chile por un ajuste impositivo en el gas argentino

Su cancillería hará un planteo formal natural licuado (GNL), determinada de forma unilateral hace dos semanas por la administración de la presidenta Cristina Kirchner.

Por
26deJuliode2008a las08:08

El ministro de Energía chileno, Marcelo Tokman, fue quien optó por derivar al Ministerio de Relaciones Exteriores de su país las quejas presentadas por las distintas distribuidoras de gas locales, encabezadas por las privadas Metrogas, Energas, GasValpo y Gas Sur.

"El tema que [me] plantearon las empresas es una preocupación por la retroactividad: un plano, más que energético, netamente comercial", explicó Tokman, que ha llevado adelante las complejas relaciones con la Argentina desde que se oficializaron sucesivos cortes de gas en el suministro, además de la citada alza en el impuesto a la regasificación del gas boliviano en Bahía Blanca.

Será el ministro Alejandro Foxley, entonces, el encargado de estudiar la estrategia por plantear ante la Argentina. De acuerdo con fuentes de la Cancillería, el embajador chileno en Buenos Aires, Luis Maira, ya estaría sondeando cómo sería recibido este planteo por parte del ministro de Planificación, Julio De Vido.

"Ellos [los representantes de la Cancillería] están evaluando cómo tratar este tema. Nosotros estamos aportando, pero la forma en la cual se actuará frente a esa preocupación de las empresas no corresponde a la autoridad energética", puntualizó Tokman.

Las propias distribuidoras de gas, sin embargo, han expresado su disconformidad con la decisión de Energía de derivar el tema a la Cancillería.

De este modo, el incremento del impuesto es cobrado directamente por la Dirección General de Aduanas argentina y por ello, explican en las distribuidoras, ya no es un problema comercial, sino de políticas energéticas bilaterales.

Los precios, a más del doble
El aumento establecido por el gobierno argentino elevó el costo por millón de BTU (unidad térmica británica) desde los 7,8 a los 15,9 dólares. Las quejas de las distribuidoras se han ampliado también a las asociaciones de consumidores, que no están dispuestas a cancelar cobros adicionales con hasta dos y tres meses de desfase, como el que plantea la retroactividad establecida por la Argentina.

De este modo, según el último ajuste, las distribuidoras chilenas deberán pagar 600.000 dólares adicionales por la retroactividad a la segunda quincena de junio, al tomar como base la tarifa actual del GNL de Bahía Blanca.

La crisis energética ha sacudido fuertemente a Chile durante este año. El ministro Tokman también confirmó que, pese a las lluvias de los últimos días, se mantendrá hasta el 31 de octubre la campaña de ahorro de electricidad y la reducción de voltaje lanzada en el primer semestre.

Con el plan, que se preveía extender hasta fines de agosto, se logró reducir un 4,2 por ciento el consumo eléctrico en comparación con el mismo período de 2007.

Por Carlos Vergara

Temas en esta nota

    Cargando...