Buen principio, mal final

Fuerte contraste en el clima de negocios entre lunes y viernes.

Por
26deJuliode2008a las08:09

La plaza bursátil local clausuró de manera opaca una semana de negocios que había comenzado dinámica y con mejoras en los precios, y terminó abúlica y con tendencia bajista o, en el mejor de los casos, estable. La demostración del contraste la dieron los negocios con acciones y bonos.

El lunes el índice Merval había abierto la semana con un aumento del 3,91% en el marco de una mejora de precios generalizada, fundamentada en la recomposición de valor de los papeles más representativos del riesgo argentino. También estuvo sostenida por una fuerte expansión de las operaciones, que, ese día, llegaron a los 140 millones de pesos.

Ayer el mismo indicador avanzó un módico 0,43%, beneficiado por el rebote que mostraron algunos papeles ligados al negocio petrolero (recuperaron 1,9% Tenaris y 0,55% Petrobras Brasil, es decir, las dos cotizantes con mayor ponderación sobre el índice líder) en un marco de exiguos negocios: apenas se hicieron $ 44,6 millones en operaciones con acciones domésticas. "No se ve un ánimo alcista generalizado, ya que el volumen sigue siendo reducido, dado que se esperan mayores señales de un cambio en la política del Gobierno tras la salida de Alberto Fernández", dijo Diego Zavaleta, operador de la firma Besfamille Sociedad de Bolsa, a la agencia Reuters.

Los bonos
Lo mismo aconteció entre los bonos de la deuda pública. Abrieron la semana con mejoras del 3% promedio, entre los más líquidos y rezagados, en el marco de una recomposición de precios favorecida por casi $ 2400 millones en operaciones, sumando lo negociado en la Bolsa y lo cursado a través del Mercado Abierto Electrónico (MAE), y sostenida en el supuesto de que el Gobierno avanzaría con algunos cambios de nombres y políticas.

Ayer, sin embargo, se negociaron con tendencia mixta (aunque el Par se hundió el 3,4%) y el monto de negocios se redujo más del 40%: se registraron transacciones por sólo $ 1524 millones entre ambas plazas.

La revisión de la semana, punta a punta, deja ver cómo se fue modificando el ánimo de los inversores, que pasaron de la ilusión y la expectativa a la decepción. Merece tenerse en cuenta que ayer, por caso, los bonos de la deuda emitidos en pesos y con ajuste CER (es decir, los más sensibles a las mediciones de inflación) ni siquiera reaccionaron pese a que el flamante jefe de Gabinete, Sergio Massa, se pronunció en favor de "trabajar muy fuerte" para reconstruir "la confianza del ciudadano" en el vapuleado Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Analistas creen que el mercado seguirá cauteloso en tanto que el Gobierno no emita señales que lo muestren enfrentando los problemas de la economía y actuando para recuperar su fortaleza fiscal, que vuelve a dar señales de fragilidad en momentos en que el crédito externo para el país sigue vedado.

Javier Blanco

Temas en esta nota

    Cargando...