Los expertos hablan de sobrerreacción y buenas oportunidades en activos locales

Convocados por El Cronista, los titulares de Citigold, Compass Group y Raymond James evaluaron el momento actual y se animaron a la apuesta del mediano plazo.

Por
30deJuliode2008a las07:48

Como dijera Borges, “no los une el horror”. Pero a diferencia de lo que escribiera el gran escritor, tampoco los une el espanto. En realidad, los libros de finanzas dicen que los hermana algo llamado “arquitectura abierta financiera”, que le sirve a un inversor para combinar productos bancarios con otros específicos de los fondos comunes de inversión. Y no obstante, quizás lo más relevante sea hablar de un activo no financiero que también los ha convocado: el optimismo por lo local.

Reunidos por El Cronista para hablar de la actualidad financiera y económica, tanto Gonzalo Embón, director de Citigold, como Juan Bosch, director de Compass Group y Gabriel Ruiz, presidente de Raymond James Delta Fund Management coinciden en algo: hay buenas noticias. Pero no se trata de un genérico: reconocen que hay gran volatilidad en los mercados y saben de la cautela de los inversores locales en los últimos meses. Sin embargo, eligen algunos sectores donde ven potencial aunque con selectividad, llaman a posicionarse a 2 años de plazo y a la hora de hablar de la crisis sub-prime –acaso el gran “cuco” de los que manejan millones– lo hacen desde lugares particulares.

Para ellos, el ruido político doméstico ya pasó, todas las variables financieras parecen estar volviendo a sus niveles pre-crisis y los fundamentales económicos de la Argentina están “intactos”. Y no sólo eso: señalan que hay muy buenas oportunidades de inversión en activos locales para aquellos que puedan levantar la cabeza y mirar a dos o tres años.

“Creo que hubo una sobre-reacción de los inversores con los activos argentinos. Esto hizo que ahora estén claramente subvaluados”, dice Ruiz y agrega: “el mercado les ha colocado un precio que no es acorde a los fundamentales de mediano plazo del país”.

Bosch también reconoce que existe una oportunidad de valor en los activos locales: “hoy no armaría una cartera de inversión sin un plazo fijo. No es sólo un producto de ahorro sino también de inversión y se complementa de maravillas con otros más volátiles”

Según Ruiz, existen buenas oportunidades en las acciones de los bancos locales y en el sector eléctrico a 2 años de plazo. A la vez, señala que los bonos ajustados por CER repuntarán: “en algún momento habrá que atacar el problema del termómetro para poder enfocarse en la inflación”, dijo refiriéndose al Indec. Para Embón, “aquél que supo leer el momento financiero, aprovechó las tasas de los plazos fijo y apostó por el largo plazo fue el claro vencedor en el mundo inversor”.

En la primer zona de definiciones, todos reconocen la alta volatilidad que tienen los mercados. Sin embargo, eligen hacer una lectura distinta a la tradicional: “Para nosotros la volatilidad de los mercados no significa riesgo sino oportunidad”, dice Embón. Con él coincide Ruiz: “En este momento el tiempo juega a favor del inversor. La volatilidad nos da la chance de desarrollar planes de inversiones periódicos, donde si bien las acciones locales han sido un activo que no ofreció gran rendimiento en el ultimo año, sí lo hizo en los últimos 3 años con un 20% de rentabilidad anual”. La clave, parece, es ésta: el mediano plazo. Y el optimsimo, claro.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...