El caso de Argentina desembarcó en Italia

De cara al próximo congreso de Aapresid, representantes de la entidad mostraron la agricultura certificada.

02deAgostode2008a las06:48

"La Agricultura de Conservación (AC) mejora la salud del suelo e impulsa la producción de alimentos", asegura la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Una postura clara y contundente de la importancia de AC -con la siembra directa como abanderada - en la resolución del dilema entre más producción de alimentos y conservación del ambiente. La definición surgió como uno de los resultados del taller "Hacia una intensificación sustentable de cultivos: el caso de la mejora de la salud del suelo", organizado por la FAO, en Roma, del 22 al 24 de julio, donde estuvo Aapresid, entre otras entidades.

Si bien la definición puede parecer conocida para la agricultura argentina -debido a su larga trayectoria en siembra directa- no lo es para la mayor parte del mundo; y "una definición tan contundente de la FAO resulta clave para posicionar a la agricultura argentina como referente de sustentabilidad en producción de alimentos", consideró Andrés Sylvestre Begnis, uno de los representantes de Aapresid en el evento. Tal es así que la entidad contó con un espacio para "presentar el caso de la siembra directa en Argentina y sus nuevos desafíos, con especial foco en el proyecto de Agricultura Certificada", agregó Santiago Lorenzatti, de la comisión directiva de la entidad (Ver Se viene...).

El workshop realizado en Roma contó con la participación de cerca de 100 especialistas pertenecientes a 36 países de diferentes regiones del mundo. Durante el evento se presentaron casos de difusión y adopción de la siembra directa en diferentes regiones, para luego discutir sobre los posibles planes de acción para multiplicar aún más la adopción de la agricultura de conservación.

En la primera jornada, Theodor Friedrich, Oficial de Agricultura de la FAO, describió la situación de la agricultura a nivel mundial. Según el especialista "cerca del 20% de la superficie agrícola sufre erosión u otras formas de degradación". Dijo que "es una catástrofe potencial, debido a la necesidad de doblar la producción mundial de alimentos para 2050 y poder sostener a una población que superará los 9.000 millones de personas".

Luego Friedrich hizo una clara y precisa exposición sobre los pilares básicos de una agricultura sustentable que coinciden con las prácticas de siembra directa utilizada en Argentina.

En su presentación dejó en claro que una estructura adecuada del suelo y potenciar sus procesos biológicos "incrementa su capacidad para producir alimentos en un marco de intensificación sostenible".

En el encuentro se pidió "un cambio rápido" hacia sistemas de gestión basados en una alteración mínima del suelo, el incremento de su cubierta vegetal y la adecuada rotación de cultivos. "Justamente, los mismos conceptos que sustentan desde hace años gran parte de la agricultura de Argentina y América del Sur", agregó Rolf Derpsch, especialista paraguayo presente en el evento.

Según Derpsch, la AC "se practica en 100 millones de hectáreas, de las cuales el 50% se encuentran en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay", destacó. Su expansión está llegando también a Africa y Asia.

Como conclusiones quedó de manifiesto "la importancia de ejecutar políticas que promuevan la adopción de la AC en los diferentes programas de desarrollo agrícola, para mitigar la actual crisis alimentaria", señaló la gacetilla de prensa difundida por FAO. "No será fácil cambiar rápidamente los hábitos para que la tierra se cultive de una forma que sea intensiva y sostenible", dijo Friedrich. "Si no se consigue se puede poner en peligro la capacidad futura del planeta para alimentar a su población", dijo.

Lo sucedido en FAO es de trascendental importancia para un país como Argentina, con un fuerte y pujante

Temas en esta nota

    Cargando...