Preocupa la baja en la producción de carne: 5,6% respecto de 2007

Aunque el Gobierno lo atribuye al paro, advierten síntomas de una crisis estructural.

Por
12deAgostode2008a las07:18

El negocio ganadero redondeó un primer semestre para el olvido. O, mejor dicho, un semestre que debería encender las luces de alerta sobre lo que sucede con una de las actividades económicas más tradicionales del país. La producción de carne, de acuerdo con cifras oficiales, retrocedió 5,6% respecto de igual período del año anterior. A la par, crecen los síntomas de achicamiento del stock, de las exportaciones y hasta del consumo.

La ONCCA (Oficina Nacional de Control Agropecuario) dio a conocer ayer las cifras de este derrape. En el primer semestre, la faena llegó a 6,77 millones de vacunos, un 3,2% menos que en la primera mitad de 2007. Pero la producción de carne bajó todavía más, el 5,6% mencionado, hasta 1,44 millón de toneladas, debido a una pronunciada baja de la productividad por animal. La Argentina sigue comiendo animales muy chicos. Respecto de junio de 2007, el peso promedio de faena cayó de 218 a 212 kilos. Por seguir matando terneros, en 12 meses se perdieron 6 kilos de carne por animal.

Pero no es ése el peor síntoma del mal sendero que transita la ganadería. Más preocupante es que en estos seis meses la matanza de hembras representó 49,4% del total, cuando la relación normal es 60% de machos y 40% de hembras. Esto habla de una fuerte liquidación del stock. Por falta de estímulos los precios de la hacienda están virtualmente congelados desde 2006, los productores se desprenden de las vacas que deberían parir nuevos terneros.

Otros indicadores lapidarios para la política que aplican la ONCCA y la Secretaría de Comercio Interior surgieron de la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA), que aseguró que "en el primer semestre las exportaciones de carne alcanzaron 162.642 toneladas, lo que significó un retroceso de 17,6%". No obstante, por la fuerte suba internacional en los valores del alimento, los frigoríficos ganaron plata: facturaron 652,8 millones de dólares, un 11,2% más.

Los menores embarques no significaron un aumento del consumo interno. Por el contrario, este indicador también cayó 2,9% entre ambos períodos, hasta 64,4 kilogramos anuales por habitante.

Para disimular tan malos resultados, la ONCCA los atribuyó al paro del campo, que perjudicó la actividad en marzo y mayo. Pero los datos parecen apuntar a una crisis estructural más que a la coyuntura. En junio pasado no hubo piquetes, y sin embargo la producción de carne retrocedió 18%.

Por Matías Longoni.

Temas en esta nota

    Cargando...