La recompra de bonos hizo bajar el dólar pero hoy volvería la demanda a la city

El mercado había cerrado para cuando se conoció la inflación y la baja de la nota, dos noticias que hoy impulsarían compras de dólares. Se complica la estrategia del Central.

Por
12deAgostode2008a las07:32

La recompra de bonos anunciada el domingo por el Gobierno fue efectiva, al menos por unas horas, hasta que apareció Guillermo Moreno, el polémico secretario de Comercio, con su habitual virtud de dar vuelta las cosas. La irrisoria cifra de inflación que difundió el organismo que él comanda –ayer llegó a resultar grotesca– con respecto al incremento de precios del mes de julio fue de 0,4%, un número incluso menor al esperado por el mercado (0,6%), que, por cierto, ya estaba bastante depreciado frente al aumento real de costos.

Al cerrar antes del anuncio, el mercado cambiario, no obstante, estuvo exento de las consecuencias colaterales de este maquillaje y el dólar llegó a bajar casi dos centavos con respecto al cierre del viernes. Sin embargo, aseguran en la city, hoy no logrará escapar al impacto de la nueva arremetida del Indec.

Ayer, en el segmento de los grandes jugadores la divisa norteamericana empezó ofrecida desde un principio, reforzándose la tendencia hacia el final para cerrar en $ 3,032 comprador y $ 3,033 vendedor. Aunque con muy poco volumen, la tónica vendedora tuvo el sello de los bancos que salieron a vender billetes verdes para aprovechar la “oferta” de la administración kirchnerista y hacerse de pesos para la compra de títulos públicos.

Así, un Banco Central (BCRA) más aliviado pudo evitar su intervención en el spot o mercado del día, aunque continuó participando en todos los plazos en el mercado de futuros ubicando los precios del dólar incluso a menores niveles que la cotización en el spot. “Con todo, en medio de tanta inestabilidad, la estrategia del Central no varió”, confiaba un operador de un banco local. Y aunque ya se conocía desde su anuncio que la medida oficial de recompra de bonos sería insuficiente para enderezar el humor de los inversores, lo cierto es que en el mercado esperaban que tuviera más horas de protagonismo.

Y es que hoy será otro cantar, según definieron operadores de varias entidades financieras. Porque a la cifra de inflación hay que sumarle otro mal trago para la deuda argentina, que se dio a conocer también después del cierre del tipo de cambio: finalmente, luego de algunos amagues, la calificadora de riesgo Standard & Poor’s bajó de B+ a B la calificación del país. Es probable que la reacción vuelva a ser similar a la del cierre de la semana pasada: es decir, inversores huyendo del riesgo argentino y dolarizando sus carteras. Lógicamente este movimiento presionaría al alza una vez más los precios de la divisa norteamericana, lo que complicaría, a su vez, la estrategia oficial de mantener un dólar estable y que no pase de $ 3,04 sin resignar más reservas. Lo que nadie se atreve a predecir es que hará la entidad que preside Martín Redrado.

“Será otro día de furia y el mundo cambiario se rige por el rumbo del mercado bursátil: si se vende bonos, se compra dólares”, dijeron desde la mesa de un banco. Pero, agregaron, “hoy el BCRA no quiere resignar más reservas, de hecho tiene que recomponer y si todos salen a comprar, se le va a hacer difícil lograrlo”.

El cambio de expectativas duró lo que un suspiro. En esta línea pesimista, hay quienes aseveran que la entidad monetaria no quemará más dólares de sus arcas porque es consciente de que se avecina un “tormentón”. “No me animo a predecir pasos futuros pero ellos más que nadie saben lo que está ocurriendo”, disparó un operador.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota

    Cargando...