Economía seguirá recomprando deuda

Ayer compró más de US$ 100 millones y fue acompañado por el Central; cambio de ánimo tras conocerse el dato del IPC.

12deAgostode2008a las07:35

Del pesimismo a la euforia, y de allí nuevamente al escepticismo. Con ese ánimo cambiante, el Ministerio de Economía y el Banco Central operaron ayer para recomprar bonos que vencen entre este año y el próximo y levantar su precio, a la espera de alguna señal política que recomponga la credibilidad de las estadísticas oficiales.

El Palacio de Hacienda operó desde la mañana en los bonos más cortos (como el Pre8 y algunas series del Boden y el Bonar) con bastante éxito, hasta que el muy bajo resultado de la inflación oficial revirtió esa ganancia, y la baja en la calificación por parte de la agencia Standard & Poor s le asestó otro golpe que seguramente seguirá hoy en la apertura de los mercados.

Fuentes oficiales se limitaron a indicar que estaban "conformes" con la operación de recompra y adelantaron que seguirán con la misma estrategia en las próximas jornadas.

La operación, realizada por el Tesoro a través del Banco Nación y de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), superó los US$ 100 millones y forma parte de un programa que podría ascender a los US$ 1000 millones. Por su parte, como en jornadas previas, el Banco Central operó con un monto bastante más bajo, que no fue precisado.

Al mediodía, los funcionarios consultados todavía creían, como los analistas privados, que el índice de precios al consumidor (IPC) estaría más cerca del 0,6% que del 0,4% anunciado, por lo que tuvieron que observar pasivamente cómo la ganancia de la primera parte del día desaparecía de sus pantallas.

Y si bien nadie quiere hablar sobre el polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ya se reconoce que su intervención en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) es altamente perjudicial para mantener el crecimiento.

Anoche se admitía que, luego del pico alcanzado a primera hora de la tarde, "cuando apareció el dato del Indec se recortaron en más de un 50% las ganancias que se habían logrado con la recompra". Allí apareció alguna duda: ¿vale la pena seguir interviniendo con abundantes recursos públicos mientras no haya señales de un cambio que reduzca la volatilidad?

El viernes pasado, la expresión de algunos funcionarios de ambos organismos oficiales era claramente tenebrosa, luego de la brutal caída de la cotización de los títulos soberanos.

En ese contexto, apareció la idea de la Secretaría de Finanzas de recomprar bonos soberanos que tengan vencimiento en los próximos 18 meses, que en un principio no encontró eco.

Pero la reacción política -más allá de las palabras del ministro del Interior, Florencio Randazzo- apareció el domingo, con una convocatoria a una reunión en la residencia de Olivos con el ministro de Economía, Carlos Fernández; el presidente del Banco Central, Martín Redrado, y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino.

Allí estaban la presidenta Cristina Kirchner y el jefe de Gabinete, Sergio Massa. Se habló de cómo responder a la venta masiva de bonos, que comenzó, curiosamente, el mejor aliado exterior del Gobierno, Hugo Chávez, a principios de la semana pasada.

No hubo, en cambio, referencias explícitas a los temas de fondo que inquietan a los inversores financieros y a toda la sociedad, como la lucha contra la inflación y la restauración de la credibilidad del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En algunos despachos predomina la sensación de que desarmar el esquema que Guillermo Moreno tejió desde principios de 2007 será muy complejo.

A unas cuadras del Palacio de Hacienda, en otro organismo oficial, elogiaban la aparición del Tesoro en el mercado de títulos: "La decisión de recomprar títulos no sólo muestra capacidad de pago, sino también voluntad, sobre

Temas en esta nota

    Cargando...