Esperan que el costo de los créditos siga en alza y aumente la morosidad

El aumento en el costo de los créditos acumula varios meses. Después de la violenta suba como consecuencia del conflicto con el campo, ahora se suma la baja en la nota de Argentina.

Por
13deAgostode2008a las07:52

Un gran poeta –no importa el nombre– dijo alguna vez que no hay que hacer caso de las vanas esperanzas. Pero ¿habrá el poeta golpeado las puertas de un banco para sacar un crédito?

Vanas esperanzas. Para los que aguardan, ilusionados, por un rebaja en el costo de los créditos hay malas noticias.

Seguirán caros. Muy.

Es más. Para los especialistas, es probable que incluso las tasas de interés que piden las entidades financieras y que hoy ya superan el 30% anual para los hipotecarios y que llega al 37% para los préstamos personales, vayan en aumento. Y hay más. Dicen que como consecuencia del combo que genera la inflación sumada a las presiones fiscales y financieras, se espera una actitud de mayor cautela (sí, mayor aún) en la oferta de productos financieros que pondrán a disposición de los potenciales tomadores. Esto también se reflejará en los plazos más cortos y tasas más altas. A la vez, sostienen que si bien las moras por parte de los tomadores de créditos se encuentran en su mínimo histórico, es “muy probable” que comiencen a tenerse niveles más elevados.

Una nota más abajo

Más consecuencia que causa, ayer la calificadora Standard & Poor’s anunció bajas de calificaciones crediticias de seis entidades financieras argentinas y otras compañías. Entre ellas figuran el Banco Hipotecario, Francés, Patagonia, Galicia. Además se encuentran el Banco de la Provincia de Buenos Aires y el de Córdoba. Este recorte se produjo un día después de la baja de la calificación de la República Argentina a ’B’ desde ’B+’ en escala global y a ’raAA-’ de ’raAA’ en la escala nacional. Para Sergio Garibian, analista de S&P, “el financiamiento por parte de los bancos reflejará en las tasas de sus productos el aumento en el costo de fondeo que tendrán que pagar las mismas entidades al enfrentar un escenario doméstico inestable”. Para Garibian, este “inestable” engloba a los distintos factores que motivaron el cambio en la nota soberana de la Argentina; “refleja los crecientes desafíos económicos que enfrenta el país, en especial la creciente inflación y las mayores presiones fiscales y financieras, sumados a una baja probabilidad de que el gobierno aplique medidas correctivas para frenar la pérdida de calidad crediticia”, dijo.

En este sentido, el analista señala que “un escenario con una suba en el costo del dinero, un contexto inflacionario y un consecuente aumento en la mora por parte de los tomadores de créditos impactará en las tasas de interés que ofrecen”.

Pero nada hay puertas adentro. “La baja de las calificaciones de las entidades refleja el estrecho lazo entre la calidad crediticia del soberano y la del sistema financiero en Argentina”, señaló el reporte de S&P.

En criollo elemental, Marcos Bazán, director de finanzas corporativas de la consultora Deloitte, explica que “como los bancos tienen activos financieros en sus carteras de inversión y un gran porcentaje de ello tiene riesgo soberano, esto impacta directamente en el balance”. Así, el estar invertidos en títulos públicos los hace un sector altamente sensible a los cambios financieros domésticos. Sin embargo Bazán señala que los bancos gozan de buena salud. “Los bancos están líquidos, son rentables, tienen negocios y oportunidades y las calificaciones se bajaron por una cuestión de prudencia en relación con la caída de la nota soberana”.


Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...