XVI Congreso de Aapresid - "Precisamos un marco de previsibilidad coherente y consecuente en el tiempo"

El flamante titular de Aapresid habló del conflicto con el gobierno y ratificó la necesidad de que el sector agropecuario participe activamente en el diseño de las políticas rurales. En una misiva directa contra la gestión K dijo que “el azar es la estadista de los tontos“ y remarcó que urge una planificación seria para el campo.

13deAgostode2008a las10:32

Normalmente cuando una persona es privilegiada por Dios y sus pares para acceder a la Presidencia de una entidad del prestigio de Aapresid, a mi edad, y esto le llega como colofón de una vida dedicada a hacer lo que le gusta, en las dos actividades que abracé con pasión: La medicina y la actividad agropecuaria, el imaginario vuela hacia un discurso de corte académico, casi como un legado, aunque suene pretencioso.

Bien, eso no me pasó, asumí entre trincheras de crispación y enfrentamientos, y como suele decir un joven político cordobés brillante , pero que además tiene un manejo tan gracioso del léxico popular, que habla no solo de su capacidad, sino además de horas de peñas y pensiones de estudiantes” estábamos en una fiesta, se apagó la luz y nos despertamos en un velorio”. Es en razón de eso, que decidí escribir éste discurso, contrariando mi estilo de improvisación habitual, casi a capella , ya que si uno no piensa y escribe lo que dice, termina diciendo lo que piensa, y para la institución , tal vez no sea lo prudente.

También voy a innovar en el orden y comenzaré agradeciendo a todos, Autoridades, Empresas, Empresarios, productores, estudiantes contratistas, ONGs , entidades amigas, gremiales , políticos, medios y periodistas, y fundamentalmente a nuestras regionales, semilleros de los que nos nutrimos permanentemente y a nuestro joven staff, gestor de todas nuestras actividades y nuestros éxitos. Tengo la suerte de ser el último integrante de la camada histórica que asume la presidencia, la próxima C.D , estará seguramente presidida por jóvenes con solo incipientes canas

A comienzos de nuestra era la población mundial ascendía a 350 millones de personas, a paso lento la población siguió creciendo y ascendió a 700 millones de personas, diecisiete siglos después. En 1950 la población mundial llegaba a 2.500 millones de habitantes. Pasaron cincuenta y siete años y la población superaba los 6.600 millones de habitantes. Autores varios estiman entre 8.000 y 9.000 millones a mediados de éste siglo.
La pregunta es: con un crecimiento a ese nivel, ¿cómo producir suficiente comida para alimentarlos? y además lograrlos en forma rentable, competitiva y sustentable?

El rápido incremento del precio de los alimentos en muchos países, ha liderado sustancialmente la atención de los medios sobre la agricultura y ha redescubierto numerosas llaves en el comercio, que significarán cambios extremos en las decisiones de productores, consumidores e industria, llevando a un mejor entendimiento de las innovaciones, en un manejo sustentable de los ecosistemas agrícolas.

Existen datos del instituto de recursos mundiales, del banco mundial, de la FAO, del panel intergubernamental sobre cambio climático y muchas otras fuentes, estimulan para el futuro inmediato pensar y actuar en un profundo diálogo entre la sociedad civil, los gobiernos, el mundo de los negocios y otros participantes para juntos construir un camino que permita enfrentar y resolver sensata y adecuadamente este relevante desafío a que la humanidad toda se ve enfrentada¡¡. Como productores de alimentos nuestro rol en este sentido no es menor y nadie debe sentirse exento de esta responsabilidad.

Según la FAO, el centro de gravedad de la producción agrícola mundial continuará trasladándose hacia los países emergentes como la Argentina. De acuerdo a cifras de esa institución, en el mundo hay 862 millones de personas que sufren hambre y desnutric

Temas en esta nota

    Cargando...