Se puede ganar hasta 30% en dólares invirtiendo en cultivos no tradicionales

En estos días se están cerrando los períodos de suscripción para los fideicomisos de siembra de la campaña 2008-2009. Para los ahorristas, las plantaciones alternativas aparecen como una opción atractiva por sobre las más tradicionales, como la soja o el maíz. Es que pagan menos retenciones y están prácticamente afuera del radar del Gobierno, con lo que prometen retornos de más del 20% anual. Se puede ingresar a uno de estos pools con montos desde los u$s 10.000.

14deAgostode2008a las07:42

Es un momento muy difícil para los inversores locales. Casi no existen alternativas interesantes: las acciones están en proceso de derrumbe hace meses, los bonos de la deuda argentina fueron condenados a los números rojos desde que Guillermo Moreno puso un pie en el Gobierno, y las tasas de interés han vuelto a desinflarse. Mirando más allá de lo clásico, sin embargo, todavía existen “perlitas” dignas de tener en cuenta. Y para sorpresa de muchos, pueden encontrarse en el lugar menos pensado: el campo.

Concretamente, en estas semanas se están cerrando los períodos de suscripción para los fideicomisos de siembra de la campaña 2008-2009, y aún cuando el sector agropecuario viene de un año por demás difícil, se abren oportunidades de inversión interesantes. Sobre todo para quienes se animen a fijarse en cultivos menos tradicionales que la soja o el maíz. Por ejemplo, se estima que los pools que inviertan en maní y maíz pisingallo –pochoclo– obtendrán retornos de hasta el 30% en dólares. Asimismo, los fideicomisos de siembra que trabajan en países limítrofes, como Uruguay, prometen rentas del 20% en moneda estadounidense (ver aparte).

Y aunque no son demasiados los productores que toman inversiones por montos chicos –“porque significa una rendición de cuentas permanente para el productor, y a un grupo de gente más grande”, explican fuentes del sector–, la realidad es que existen varios fideicomisos a los que se puede entrar con sólo u$s 10.000 o u$s 20.000. En cuanto a los plazos de inversión, éstos siempre rondan los 10 o 12 meses.

Para “desojizar” el portafolio

Los números de la campaña pasada respaldan a los cultivos menos tradicionales. De hecho, los pools que sembraron maní y maíz pisingallo, por ejemplo, llegaron a obtener rentabilidades del 50% en dólares. Esto es muy elevado en comparación con lo que ocurrió con la soja, que tuvo un año muy duro debido a la puja entre el gobierno y el campo por las retenciones. La mayoría de los pools que se dedicaron a los cultivos tradicionales obtuvieron rendimientos bajos, que en pocos casos superaron el 5% anual.

En el caso del maní, en tanto, “nos beneficiaron tres factores clave: en primer lugar, que el precio del maní subió mucho en los mercados internacionales, al igual que el resto de los commodities. En segundo término, que Estados Unidos –el único país aparte de la Argentina con capacidad para exportar maní de calidad– bajó considerablemente su producción, y hasta prefirió importar. Al subir los precios del maíz, los productores norteamericanos se volcaron más hacia ese cultivo y dejaron de lado al maní. Finalmente, los precios de la tierra se mantuvieron relativamente bajos, debido a que en la Argentina el valor de los campos está ligado a la soja, que es un cultivo con muchas retenciones”, explicaron desde un pool que siembra en la zona de Río Cuarto, Córdoba, y que prefirió no ser nombrado. Este año, sin embargo, se esperan ganancias levemente inferiores. Muchos productores argentinos se volcarán al maní. De hecho, ya hay una oferta increíble, y se espera que aumente entre 10% y 15% este año”, agregó.

Algo similar ocurrió con el maíz pisingallo, que el año pasado dio ganancias que doblaban a las del maíz común. Este año, en tanto, también se espera que crezca la oferta de ese cultivo. Sin embargo, tanto para e

Temas en esta nota

    Cargando...