El mercado no deja de sorprender - Por Flavia Rossi (*)

Pese a las previsiones de mejora en los cultivos de maíz de Estados Unidos, los operadores tienen dudas sobre la capacidad de la oferta para cubrir la creciente demanda del cereal para etanol. Por eso, el grano operó en alza durante esta semana.

Por
15deAgostode2008a las06:55

El mundo descontaba que el mercado recibiría malas noticias el martes cuando se dio a conocer el informe de oferta y demanda de agosto. Los operadores habían seguido cómo evolucionaban los cultivos de maíz y soja y lo asociaban con una mejora de los rindes potenciales. La semana pasada, una de las consultoras internacionales más importantes había sorprendido con la mejora de casi 16 millones de toneladas en la producción de maíz en Estados Unidos (EE.UU.), lo que hizo que el precio continuara con tendencia bajista.

El martes, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) revisó al alza la producción de maíz en más de 14 millones de toneladas, llevando el potencial de cosecha 2008/09 a 312,1 millones. No todo está solucionado. El mercado de maíz es uno de los que más está creciendo, ya que encontró un uso nuevo (energético), que se suma al forrajero. Impulsado por la vertiginosa expansión de la demanda, durante 2007 EE.UU. había producido más maíz del que necesitaba, lo que hizo que se acumularan stocks y se presionaran los valores de mercado.

En este contexto, los productores estadounidenses sembraron menos maíz y más soja en 2008. Por esa decisión, este año se está hablando de 20 millones de toneladas menos de producción de maíz que en 2007 en EE.UU., lo que implicará un obligado recorte en los stocks finales de ese país.

El mercado deberá administrar con mucha eficiencia el recorte de la oferta: el año arranca con más existencias que lo normal pero deberá responder a la expansión de la demanda. Pese a que, con los picos de precios de semanas atrás se estaba haciendo poco rentable la producción de etanol, el gobierno estadounidense señaló que se mantendrá el apoyo a la matriz energética. El Usda sostiene que se usarán casi 30 millones de toneladas más de maíz para el biocombustible. Así, habrá que recortar casi 20 millones el consumo forrajero y 10 millones las exportaciones, para usar lo mismo que en 2007.

Con 20 millones menos de producción y una demanda que con mucho ingenio se mantendrá estable, el balance final de EE.UU. volverá a ajustarse, llevando los stocks del 12 al nueve por ciento del consumo.

A nivel mundial las estimaciones son más curiosas. A la fuerte merma que tendrá Estados Unidos se suma la mejora de sólo un millón de toneladas que habría en Argentina y la reducción de 500 mil en Brasil. El potencial de Argentina bajó respecto al mes pasado, por la intención de reducir el área sembrada y la posibilidad de aplicarle menos tecnología al cultivo.

Aunque es difícil creer que la producción mundial se mantenga en el mismo nivel que el año pasado, el Usda espera que la menor producción de los principales exportadores sea compensada por mejoras productivas en los principales importadores. Lo importante es saber que, aún si eso llega a concretarse, el balance mundial volvería a tensarse por una expansión de la demanda. El mercado parece coincidir con estas dudas: a pesar de la mejora de los cultivos de EE.UU, operó en alza indicando que el problema de fondo todavía no está resuelto y de alguna forma se deberá seguir estimulando la siembra.

(*) Analista de mercados de fyo.com

Temas en esta nota

    Cargando...